8 de julio de 2008

Un delito con premio

Mi directora quiere tener un detalle con la gente de British Airways mandando a uno de nosotros a un viaje de prensa al que, en principio, no íbamos a ir. ¿Y quién lo va a cubrir? Pues yo, porque tenía que ir la becaria pero ésta se ha despedido para hacer cine (buscamos becario). Y no es que me queje, que se trata de un pedazo de viaje a Londres que incluye ir a ver un musical de teatro, montarnos en el London Eye (nunca he subido, que es muy caro), degustar la comida de alguno de esos restaurantes de precio imposible y, como remate, una buena sesión de spa y masaje.

Normalmente no me gusta viajar en fin de semana porque, por muy lujoso que sea, sigue siendo trabajo y yo creo que los sábados y los domingos están ahí para despertarme tarde con el rubio y hacer las mil cosas que no puedo entre semana, como poner lavadoras, tender, hacer la compra, limpiar la casa... Sin embargo, mi chico tiene una boda en Pamplona justo este sábado, así que, para estar solo en Madrid, mejor me largo.

¿A qué voy realmente a Londres? Sin estafa de por medio, me marcho en Primera Clase de British Airways a la capital inglesa para conocer y probar el Hotel Brown's, un lujoso establecimiento de la cadena The Rocco Forte Collection. Se trata de un hotel inaugurado en el siglo XIX, remodelado para convertirlo en uno de los más impresionantes de la ciudad. Es famoso porque, desde allí, Graham Bell hizo la primera llamada de teléfono de la historia. También porque Theodore y Franklin Roosevelt, además de ser clientes habituales, pasaron en él su luna de miel; y Agatha Christie o Rudyard Kipling escribieron y se inspiraron en sus habitaciones.

Vamos, que dentro de unas horitas me espera un fin de semana de marqués. Si alguien me quiere mandar un sms propio de envidioso cochino durante estos días, mi teléfono móvil británico (me lo compré cuando el rubio vivía allí y aún funciona) es el +44 794 832 1972. Pussar och krammar!
Publicar un comentario