22 de agosto de 2008

Prada en el desierto

¿Qué pinta una tienda de Prada a las afueras del pequeño pueblo de Marfa (Texas)? Está en medio del desierto, junto a la autopista 90 de los Estados Unidos, y no tiene nada que envidiar a la gran mayoría de homólogas que existen en todo el mundo. Bueno, una cosa sí que debe envidiar: clientes, y es que nadie ha entrado en ella (y mucho menos comprado).

No es que en el Grupo Prada se hayan vuelto locos a la hora de planificar sus aperturas internacionales. El desierto norteamericano sigue siendo una zona poco interesante para las firmas de lujo. Se trata, más bien, de la última invención 'artística' de los berlineses Michael Elmgreen e Ingar Dragset, que tratan con esta tienda falsa de jugar con la mente del público. "La combinación de un paisaje desértico, en medio de la nada, con una tienda de productos de lujo es completamente inimaginable. El diseño minimalista corporativo de Prada y la tierra circundante solitaria del desierto crean juntos una gran impresión visual, pero simultáneamente son inútiles", explicaron.

Lo que más llama la atención es que, según el sensacionalista Fashion Week Daily, sería la propia Fundación Prada, la institución que se encarga de administrar el dinero que el emporio textil destina a artes y diferentes eventos culturales, una de las participantes de este proyecto y la que llenó la tienda con productos de la colección del año 2005. En Milán nadie dice nada, y pocos se creen esto último, pero lo que sí es cierto es que la idea de Elmgreen y Dragsetes es que sea la erosión la que acabe con esta 'escultura', dentro de muchos, muchos años. Pussar och krammar!
Publicar un comentario