9 de septiembre de 2008

Aprender a comer

En Corea no se piden platos, como en el mundo civilizado. Allí, salvo en los restaurantes extranjeros, lo que se pide son comidas (la misma para todos los de la mesa, salvo en el caso de las sopas). Por eso, el primer día, cuando aún no sabíamos esto, nos liamos y aparecieron tres comidas completas para dos personas, en vez del primero para compartir y dos segundos…

Lo habitual es que pidas una comida para todos los comensales y que ésta venga acompañada de muchos platos pequeños que hacen las veces de acompañamiento o guarnición (soja, ajo, cebolla, verduritas, tofu...). De todos los platillos, el que nunca falta y el más famoso es el kimchi (col fermentada durante meses con pimienta y pimentón, de sabor un tanto horrible pero que, como se lo ponen a todo, te acostumbras), considerado la comida nacional de Corea.

una comida coreana: bulgogiLa carne, normalmente ‘bulgogi’ (ternera), se cocina en la propia mesa. Una vez lista, se coge una hoja (de lechuga o de un árbol no identificado por nosotros) y se va haciendo una especie de rollito o taco con un trocito de carne y los diferentes ingredientes de los platitos y sus salsas. Se come directamente el rollo de verdura y a por el siguiente (con arroz, mucho mejor). La sopa es parecido, pero metiendo todos los ingredientes en el cuenco.

Lo peor fue aprender a manejar los palillos coreanos, que no son redondos y de madera como los chinos y japoneses, sino de metal, muy finos y alargados. Al final, le pillamos el truco, tanto que nos llevaron a un restaurante chino en Busan y nos costó coger las cosas con los de madera. La pena fue que se me olvidó traerme unos palillos a España. Sí me traje unos japoneses, pero no es lo mismo.
Publicar un comentario