5 de agosto de 2009

Sin estrés

En 'Fraggel Rock' había un personaje que se llama Dudo y que, como su propio nombre indicaba, se caracterizaba por dudar absolutamente de todo. El pobre no se aclaraba nunca y terminaba siempre estresado. Cuando estoy de vacaciones, me convierto un poco en él, ya que me amodorro tanto que el cerebro funciona casi a pedales y no reacciona como debe. Tomar una decisión me lleva mucho más tiempo de lo habitual y puedo pasar diez minutoso más delante del mostrador de una heladería para escoger sabor.

Un ejemplo lo viví ayer con mi cuñada. Como le he traído algunos regalitos, quería obsequiarme de vuelta con alguna de sus suculentas recetas (es una magnífica cocinera, sobre todo de postres). Me dijo que pidiera lo que quisiera, que ella lo cocinaba. La pobre, en mala hora, la tuve esperando más de un cuarto de hora hasta que me decidí. Si ya de por sí no es fácil decidirse, en verano, mucho menos. La tarta de queso le sale maravillosamente bien, aunque me apetecía mucho probar una musaka casera, por no hablar de la clásica tarta de galletas-flan-galletas-chocolate... Al final, me decidí por la tarta de coco.

No sé si me arrepentiré de no haber ido a lo seguro, porque resulta que nunca ha hecho esa receta y voy a ser su conejillo de Indias particular, pero me daba miedo que se enfadara si me tiraba otro buen rato decidiéndome entre tarta o plato salado. En estas cosas, más vale pájaro en mano, ¿no? Pussar och krammar!


Publicar un comentario