3 de noviembre de 2009

Tres pelos tiene mi barba

Mi nuevo director general ha leído en alguna revista que la barba vuelve a estar de moda, así que ha decidido que debemos hacer un superreportaje sobre el tema cuanto antes, no vaya a cambiar la tendencia de repente y se nos afeiten todos los barbudos a la vez. Como soy el único redactor con cromosomas XY en mi revista, me ha tocado a mí escribir el dichoso temita (según mi redactora jefe, "el público masculino no admite que una mujer le hable de afeitado"), y encima quieren que vaya a todo trapo. ¡Cuatro páginas, nada más y nada menos, de barbas!

Para mostrar mi más sincero desacuerdo con el encargo, lo primero que he hecho ha sido afeitarme la barba de dos días y medio que llevaba. Al mismo tiempo, me planteé un hara-kiri con la cuchilla con la que me rasuraba, que a ver con qué demonios lleno tantas páginas con un tema que no da ni para tres párrafos, al mismo tiempo que sigo con mis secciones habituales y preparo dos números especiales para Navidad (justo los que salen después del de la barba y en los que tengo que escribir y preparar unas 25 páginas). Es decir, que se han propuesto que me mate a trabajar para ver cuánto aguanta un redactoris hispánicus y no me he dado cuenta hasta ahora. ¡Soy un experimento sociológico!

Ryan Gosling también con barbaAunque no me he podido poner aún de lleno con el tema, lo poco que he investigado me ha llamado la atención. Hay muchas curiosidades relacionadas con la barba e incluso países en los que está prohibido lucirla. Además, hay unas maquinillas eléctricas de afeitado que parecen naves espaciales en miniatura y que voy a probar esta semana para luego contar qué tal. ¿Sabéis que hay un jabón de afeitar en mousse hecho con coco y que sólo se vende en una tienda pequeña del centro de Londres? ¿Sabeis quién tiene un bote y lo va a usar en breve? Una pista... ¡YO!

Publicar un comentario