9 de diciembre de 2009

Corbatas de invierno


Pocos complementos simbolizan el invierno como las corbatas de lana, un material que permite una variedad de modelos, texturas y patrones que las clásicas de seda no ofrecen. Así, es posible encontrar desde las confeccionadas con tejidos casi rudos, ásperos y gruesos (caso, por ejemplo, de Woolrich), a las que parecen cashmere por su suavidad (las de las sastrerías Anderson & Sheppard o E. Tautz). Además, las hay tanto de hilo como de punto, casi siempre con un grosor de la lana bastante fino (Paul Smith o Carolina Herrera) que permite usarlas incluso en primavera. En cuanto a colores, es fácil encontrar todo el espectro, aunque ganan los tonos fríos.
Publicar un comentario