10 de diciembre de 2009

Fuego sobre raíles

Pocas chimeneas portátiles llaman tanto la atención como la 'Roll fire' de la firma alemana Conmoto. Diseñada tanto para el jardín como para el interior del hogar, su forma redonda le permite ser trasladada sin esfuerzo de un lugar a otro de la casa. Concretamente, se compone de dos circunferencias: una que permite el movimiento y otra fijada con rodamientos que hace las veces de base y mantiene equilibrado el objeto, así como impide que se vuelque el tanque de acero inoxidable con bioethanol que enciende la llama. Sin embargo, que nadie piense que puede salir rodando, ya que cuenta con un sistema magnético que lo fija al suelo.

Dieter Sieger es la persona detrás de este original diseño lacado de color negro, para el que dispuso dos grandes paneles de cristal transparente que evitan cualquier peligro. Como éstos también hacen las veces de puerta a la hora de recargar el tanque, un sistema de seguridad impide que se puedan abrir mientras haya un poco de bioethanol dentro. Además, un sistema de agarre alternativo, que eleva y fija en la pared la 'Roll fire', puede convertir la pieza en una chimenea de pared.

A pesar de su forma, no resulta aparatosa, ya que apenas mide 65 cm de diámetro. El único pero lo encontramos en su peso. Con el tanque vacío, asciende a los 45 kg, un dato que se explica si tenemos en cuenta que la chimenea está fabricada en acero y cristal de cerámica. La 'Roll Fire' es capaz de calentar una habitación durante tres horas y cuesta 2.490 euros, a los que habría que sumar 190 euros más si se compra el agarre para la pared. Puede adquirirse directamente en la tienda 'on-line' de Conmoto o en sus distribuidores autorizados.
Publicar un comentario