4 de marzo de 2010

Magdalenas made in Beverly Hills

Sprinkles no es una pastelería más. Situada en Beverly Hills, es la favorita de muchas celebridades norteamericanas, que no dudan en saltarse por un momento la dieta si se trata de probar una o dos de sus deliciosas magdalenas hechas a mano. Como son pequeñas, no da tanta mala conciencia comerse una (si es que uno es capaz de no pasar de la simple unidad). Además, son un capricho que se puede uno dar a diario sin miedo a pensar en tallas XXL a nada que hagas un poco de ejercicio.

En la lista que da Luxist sobre los famosetes que se rindieron a los encantos de esta pastelería se incluyen nombres que nunca pensé que comieran chocolate, como Paris Hilton, Katie Holmes o Teri Hatcher. Los que no me sorprenden, son Tyra Banks, Oprah Winfrey y Russell Crowe. Ellos, como el resto de clientes, se gastan 3,25 dólares en cada pieza (lo bueno de que sean algo caros es que así no se abusa y basta con comer uno al día).

Como declarado chocolateadicto que soy, reconozco que fue ver las fotos de los pastelitos en cuestión y tener unas ganas locas de ir a Los Ángeles para comprar media docena (que no me da la paga para pedir una docena entera). Tienen más de 20 sabores diferentes, aunque sólo venden 15 de ellos al día. Chocolate negro, canela, limón, coco, jengibre, 'chai latte', plátano, zanahoria... imposible escoger sólo uno (aunque no me importaría tener que catarlos todo para escoger mi favorito).

Publicar un comentario