23 de septiembre de 2010

Universo aviador

No cabe duda de que las gafas de sol más representativas de Ray-Ban son las Aviator (con permiso de las Wayfarer y su montura de pasta). Desarrolladas específicamente para pilotos y militares en 1936, se pusieron a la venta un año más tarde en Estados Unidos. Esta temporada, partiendo de este modelo clásico, la firma del Grupo Luxottica ha desarrollado una colección con la que pretende rendirle homenaje, así como afianzar su estilo perenne.

Entre las gafas que componen la nueva colección destaca el modelo Ultra Gold, una edición limitada (385 €) fabricada con tecnología de vanguardia (incluye las lentes polarizadas P3, que bloquean los destellos y los brillos y mejoran la nitidez de la visión) y materiales de lujo como el oro blanco y amarillo de 18 quilates, con los que se baña la montura de titanio.

No son las únicas gafas fabricadas con este metal (que la firma muele para hacerlo más flexible). El modelo Titanium es el más ligero de la gama y sus lentes, además de ser polarizadas, se han difuminado para darle un toque de tendencia (210 €).

Aunque para vanguardistas, las Metal Glide, que en la forma no cambian prácticamente nada con respecto al modelo de hace 70 años (135 €), pero que se presenta con monturas metálicas coloreadas con tonos eléctricos como el morado o el azul petróleo, el rosa fucsia o el amarillo. También incluyen color, aunque más sobrios (beis, arena, gris, negro...), los modelos Craft (que decoran la barra superior y los extremos de las patillas con un forro de suave cuero cosido a mano, 180 €) y Road Spirit, que colorea, además, el contorno de las lentes (170 €).

La colección se completa con las gafas Tech, fabricadas en fibra de carbono (230 €). Su montura es ligera, sólida y flexible; y se distingue del resto de modelos en la patilla, que no se curva al final y tiene una forma más ancha. Por supuesto, los que prefieran el modelo de toda la vida no deben preocuparse, ya que las Classic siguen a la venta (185 €).
Publicar un comentario