13 de octubre de 2010

El italiano casual llega a Madrid

Si hay una parada obligada en Milán para los sibaritas de la moda, ésa es la tienda Boggi del número 3 de la Piazza San Babila. La firma de prendas casual y sastrería prêt-à-porter ha sabido enlazar como pocos el clasicismo inglés con el estilo moderno italiano, ofreciendo en sus catálogos prendas confeccionadas con telas de calidad y diseños atentos a las últimas tendencias. Sus clientes son los mismos que compran camisas de Brooks Brothers en Nueva York o productos de afeitado en la londinense Geo F. Trumper, hombres de negocios exigentes y preocupados por vestir con clase, pero sin uniformarse con el traje.

Sin embargo, ya no es necesario visitar la capital lombarda para adquirir ropa Boggi, ya que, desde el pasado agosto, cuenta con una boutique en España, en la madrileña calle Serrano, a un paso de la Puerta de Alcalá. Con una superficie de 350 m2 divididos en dos plantas (la superior, dedicada a la moda de estilo deportivo, y la inferior, a la sastrería), acoge toda la colección de la firma. “El punto fuerte de Boggi es que se trata de una marca diseñada para el hombre cosmopolita. Más de 70 años después de su fundación en 1939, ha sabido mantener intacto su estilo milanés, consiguiendo una sólida base de clientes de forma muy satisfactoria”, afirma Juan Treviño, uno de los responsables de Boggi España.


TOTAL LOOK. Cuando se entra en la boutique, llama la atención lo espaciosa que es. Allí no se agolpan las prendas ni es necesario hacer equilibrios para coger un jersey o una camisa de la estantería. Todo está al alcance de la mano y no faltan dependientes capaces de asesorar a los clientes en todo lo que sea necesario.

Además, el orden en el que se muestra la ropa es perfecto para los que busquen conjuntarse al completo con prendas Boggi, alternando camisas, americanas, polos, chalecos y complementos para que, de un solo vistazo, uno pueda hacerse una composición de cómo quedarían las prendas al unirlas. “El cliente encuentra en la tienda una estrategia visual y de merchandising líder en la presentación de una colección, ya que está diseñada para resaltar los artículos expuestos. Se trata de un ambiente moderno y sofisticado donde la experiencia de compra, con el apoyo de un equipo de profesionales, es agradable y relajada”, continúa Treviño.

La decoración de la boutique, que es la misma en todas las tiendas Boggi del mundo, se basa en los revestimientos de las paredes con madera en tonos oscuros, el mismo con el que se han hecho las estanterías y algunos de los expositores de complementos como el de las corbatas o los calcetines. Además, juega con el color crema y el blanco para elementos que rompen la dureza del marrón chocolate.

MODA SPORT. Un rincón muy especial de la planta superior, que es la que da a la calle, está dedicado a Boggi Milano, la línea más deportiva y juvenil de la firma. Chaquetones, pantalones de pana, jerséis..., todo con detalles de última tendencia como las coderas estampadas o el doble forro. Además, hay una completa colección de cinturones y artículos que no se espera en una sastrería: pijamas y ropa interior.
Publicar un comentario