7 de octubre de 2010

Louis Vuitton se pasa al patchwork

La escuela artística multidisciplinar Wiener Werkstätte de Viena atrajo, a principios del siglo XX, a nombres como Franz Kafka o Egon Schiele. Se distinguían por una manera muy particular de vestir, que combinaba un estilo casual (en inglés, leisure) con el propio del mundo de los negocios (business), lo que muchos estilistas denominan bleisure.

El director de moda masculina de Louis Vuitton, Paul Helber, bajo la dirección artística de Marc Jacobs, se ha inspirado en esta mezcla de formalidad y comodidad para la colección de otoño de la manufactura francesa. En ella, la prenda estrella, y que mejor representa este estilo bleisure, es una chaqueta negra de tweed con efecto metálico y de patchwork (parece estar construida uniendo microrretales de diferentes texturas). “Se trata de una prenda clásica, habitual en todo guardarropa masculino, pero la hemos reinterpretado de un modo innovador, ya que el tweed es un tejido que siempre ha sido considerado femenino”, explica Helber.

La chaqueta está realizada en lana y poliéster e incorpora hilos de elastano, los que le proporcionan el efecto metálico. Está disponible en todo el tallaje habitual de Vuitton y su precio se encuentra a la altura de un efecto textil tan poco habitual: 1.720 €.
Publicar un comentario