11 de noviembre de 2010

Samuráis en la cocina


El maestro japonés Takeshi Saji goza de bastante fama en su país gracias a los machetes de caza que forja a mano en su taller. En Europa, en cambio, es más conocido por su colección de cuchillos, entre los que destaca su modelo Santoku, de 280 €, con mango realizado en cuerno de ciervo y pensado para conseguir láminas muy finas con un corte limpio. Con una calidad sin parangón, sólo tienen una pega: los que se han fabricado siguiendo las antiguas tradiciones niponas de manufacturación no son inoxidables.

Los mejores cocineros del Viejo Continente y Estados Unidos se han rendido a la técnica japonesa de cuchillería. Una de las firmas preferidas por ellos es Korin, especializada en estos objetos propios de samuráis. En su catálogo hay cuchillos con un acero forjado de modo que la hoja tiene un dibujo de marca de agua, así como mangos fabricados con madera de ébano. Destaca el modelo Nenohi Ao-ko Kasumi Kiritsuke (27 cm de hoja y 300 gr de peso), que cuesta 1.100 € y en Japón se reserva a los cocineros más experimentados.

También hay otros más tradicionales, como el Aritsugu Honyaki Yanagi, fabricado con la técnica de forja Shiro-ko (acero blanco al carbono) y revestido con cuerno de búfalo (en el mango y en la funda), además de modelos por encargo, como el Ittosai Ao-ko, que necesita dos meses para forjarse. No faltan los pensados para zurdos, bajo pedido y que son los más caros. Un cuchillo como el Masamoto de Korin cuesta 1.520 €.
Publicar un comentario