30 de diciembre de 2011

El estilo del campo se vuelve urbano y 'trendy'

El amante de lo ecuestre localiza en Viena y en Jerez de la Frontera los epicentros de la hípica clásica. En ambas ciudades, la cultura del caballo y la elegancia que rodea a este animal está presente en el vestir y en los acontecimientos sociales. En el caso de la localidad andaluza, además, hay un componente campero que ha conseguido crear un estilo de moda muy particular, influenciado por las familias bodegueras británicas que se asentaron allí en el siglo XIX, y que se ha adoptado no sólo en el campo andaluz, sino también en el resto de España.

Con estas raíces nace a finales de 1997 la firma de moda T.Ba, de la mano de las jerezanas Mercedes y Fernanda López de Carrizosa. Su objetivo es crear piezas únicas. Tomando como referencia la tradición del mundo de la caza y de la hípica, incorporan líneas más modernas, detalles preciosistas y materiales poco habituales. Y todo ello sin restar funcionalidad a las prendas.

El nombre de la firma es una adaptación de teba, la chaqueta de punto del mundo de la caza cuya adaptación para mujer protagonizó su primera colección de punto y que significó para las hermanas todo un éxito de ventas. "A pesar de que era un tejido muy popular, no se hacían prendas de ese estilo", explica Fernanda (31 de diciembre de 1970). Ella es la responsable del área comercial de la firma. Mercedes (7 de marzo de 1968), en cambio, se encarga de la parte creativa: "Cada colección arranca a partir de lo que nos apetece hacer, de aquello que nos gustaría vestir a nosotras", explica esta amante confesa del terciopelo a la que le encanta añadir siempre un toque de este material en todas las prendas. "Pretendemos conseguir un estilo al que llamamos country-chic. Hemos nacido en el campo, nos apasiona la hípica y la caza, pero también nos gusta la ciudad. Vivimos desde hace muchos años en Madrid y el reto era unir ambos mundos", sigue Mercedes.

A pesar de haberse convertido en un negocio que mueve alrededor de 1,5 millones de euros (facturación de 2010), las hermanas no quieren perder la parte divertida e ilusionante que les llevó a fundar la marca. Para ello siguen trabajando con mimo, por ejemplo, el desarrollo de los forros, una de las cuestiones a las que Mercedes dedica más tiempo. "Buscamos tejidos exclusivos que nos permiten conseguir prendas únicas. No compramos todo en ferias. Nos gusta rebuscar, hablar con talleres artesanos muy pequeños, indagar hasta dar con el botón exacto que queremos y que nuestro botonero nos lo haga para cada pieza".

Beneficios. Con esta estructura, la firma realiza colecciones pequeñas (alrededor de 500 piezas por modelo de chaqueta). Sin embargo, la diversidad de tonos y materiales está a la altura de marcas con una producción mayor. “Presentamos hasta 22 colores de lana de tweed, ocho terciopelos diferentes, lanas, algodones y sedas. En total, unos 40 tejidos están presentes en cada colección”, explica Fernanda.

La producción se realiza en talleres familiares repartidos por toda la Península (Talavera de la Reina, Granada, Córdoba...). Este año alcanzaron la cifra de 20.000 piezas confeccionadas, reflejo de un éxito que les ha llevado a crecimientos medios anuales del 22% y beneficios desde el primer año. "Ahora hemos ampliado la línea de complementos con elementos como los pañuelos de seda, pero la base del negocio sigue siendo la sastrería, con ejemplos como el blazer urbano que permite perfectamente saltar a caballo", explica Mercedes, para la que esta chaqueta es una declaración de intenciones: "Hemos demostrado que lo funcional puede ser favorecedor".

Las jerezanas han cruzado fronteras cosechando las mismas felicitaciones que en España. Actualmente, boutiques de referencia como Cordings (Londres), Beretta Gallery (Nueva York) o Maison Binet (Bruselas) venden sus prendas. Incluso han recibido ofertas de firmas de caza como Purdey o la propia Beretta para que colaboren en la realización de sus colecciones de prêt-à-porter, algo a lo que se han negado. "Valoramos mucho nuestra independencia y queremos crear sólo bajo nuestro sello", explica Fernanda.

Exclusividad. Este 2011, la pieza estrella ha sido un corpiño de tweed, así como una colección cápsula de bolsos confeccionados en pieles exóticas como la de antílope (a partir de 235 €) o la de elefante (se han realizado tres unidades, con un precio de 1.500 €). La distribución sigue siendo en tiendas multimarca –"No se sirve lo mismo a dos tiendas en la misma ciudad, ni siquiera en Madrid"–, pero el pasado mes de agosto abrieron en plena milla de oro de la capital el que es su primer espacio propio. En sus 120 m2 es posible encontrar uno de los elementos más característicos de T.Ba: los sombreros, que realizan a mano en Austria un padre y su hijo, propietarios de un taller cuyo nombre y localización prefieren mantener en privado.

El próximo objetivo es consolidar la marca, "que se nos considere una firma completa". Para ello, piensan seguir ofreciendo prendas como las que crean con lana 500, un tejido tradicional más pesado de lo habitual y que aporta una caída única a las chaquetas.

23 de diciembre de 2011

Artesanía alpina

Lech es un pequeño pueblo de los Alpes austriacos que no supera los 1.000 habitantes. Sin embargo, su estación de esquí es capaz de recibir cada invierno a un millón de personas. Muchos aprovechan la visita para encargar unas Strolz, las mejores botas de esquí artesanales del mundo y las más cómodas. ¿Su secreto? Pasión por el deporte blanco, los mejores materiales y un equipo de profesionales capaces de crearlas en apenas 12 horas, una vez escaneado y analizado el pie del deportista, que pagará entre 700 y 800 €, según el modelo por el que se decida.

La historia de la firma corre paralela a la de la familia que aún la regenta. En 1921, Ambros Strolz funda un humilde negocio de botas de cuero para los esquiadores de la zona. Su hijo Martin sigue sus pasos, pero se especializa en zapatos ortopédicos al tiempo que desarrolla otra de sus pasiones: el esquí, que le llevará a formar parte del equipo nacional austriaco. Con sus conocimientos de zapatería adaptada, confecciona sus propias botas de competición, con las que se proclamará campeón de Descenso en los Mundiales de 1954. Años después, en las Olimpiadas de Chamonix’62, su compatriota Egon Zimmermann ganaría la primera de sus medallas de oro calzando unas botas a medida confeccionadas por Martin. Nacía así una leyenda a la que se le encomendó dotar a todo el equipo del país alpino (en Innsbruck'64 se hicieron con siete metales olímpicos), periodo en el que introdujo las primeras botas de plástico de competición, material que sustituyó al cuero. El primer modelo de esta nueva era, llamado precisamente Competition, estuvo listo en 1969 y, como los anteriores, seguían realizándose a mano, analizando al milímetro el pie del esquiador.

Más que botas. La pasión de los Strolz no se limitó a los zapatos ni siquiera cuando las Galerías Lafayette, en los años 30, empezaron a encargar modelos que vendería con éxito en la capital francesa. Junto al taller, fundan en 1931 una pequeña pensión de nueve habitaciones a la que llaman House nº 106, y que irán ampliando poco a poco en los últimos 80 años hasta configurarla en lo que es hoy: todo un centro de ocio dedicado al deporte blanco. Allí no sólo es posible alojarse en lo que se ha convertido en un establecimiento de categoría (hubo una remodelación completa en 2008 para convertirse en hotel boutique), sino también comprar las mejores colecciones de nieve e invierno de las firmas de lujo (Bottega Veneta, Fendi, Moschino, Gucci...), sin olvidar la fabricación de las famosas botas de competición. "Aunque siempre nos hemos inspirado en las boutiques de lujo de Milán, Nueva York y París; y procuramos aplicar lo mejor de ellas en el negocio, nos tratamos de mantener fieles a nuestro estilo familiar. Mi madre me enseñó que ahí estaba el secreto del éxito", afirma Ambros Strolz, uno de los cuatro nietos del fundador que trabajan hoy al frente de la firma.

Ellos se incorporaron al negocio en 1986, pero no fue hasta 1990 cuando Martin les cedió el mando. De la parte más importante (el diseño y el desarrollo de la botas) se encargaría su hijo Hannes, quien comandaría el que a la postre sería el tercer gran paso en la historia del negocio: tras la incorporación del plástico, la integración de una nueva especialidad deportiva: el snowboard, así como el interés cada vez mayor por la moda y las tendencias. No lo podía evitar, además de su formación como zapatero ortopédico (siguió los pasos de su padre), Martin se graduó como diseñador gráfico en Munich. Allí aprendió las herramientas que le permitieron combinar la tradición familiar con lo que se esperaba de una marca de botas de esquí a finales del siglo XX, una fórmula que transmitió a sus artesanos, algunos de ellos con más de 30 años de antigüedad en Strolz.

Suyo es el desarrollo de los cuatro modelos de botas que venden actualmente. Aunque a simple vista son muy parecidos, con anclajes especiales tanto en el empeine como en el pie, sus formas están adaptadas al tipo de esquí y, sobre todo, al nivel de riesgo que se quiera adoptar sobre la nieve. Por un lado, las Sportive y las SMW están orientadas a la práctica habitual, mientras que las Race y las Freeride son para corredores y esquiadores de estilo libre, respectivamente.

Cumpleaños. Este invierno, la familia Strolz celebra los 90 años de la fundación de la zapatería. Los miembros de la tercera generación creen que si hoy son una referencia mundial se debe, entre otros factores, a su capacidad para mantenerse unidos. "No sólo con los descendientes, sino también nuestros empleados. En estas décadas hemos contado con un equipo dedicado y entusiasta. Su fidelidad es lo que nos ha permitido estar orgullosos", afirma otro de los nietos, Daniel Strolz. Con la cuarta generación preparándose para tomar el relevo, la firma demuestra estar más en forma que nunca. Venden más de 12.000 pares anuales, el doble de los que confeccionaban en 1968, y la cifra no deja de crecer.

16 de diciembre de 2011

Una Navidad de circo

La relación entre Louis Vuitton y el mundo del circo nace prácticamente con la fundación de la firma francesa, a finales del siglo XIX. Muchos fueron los artistas que confiaron al maletero sus artilugios, vestidos, atrezo y herramientas, que viajaban a buen recaudo por toda Europa, de ciudad en ciudad. Monsieur Vuitton y su familia eran unos enamorados del espectáculo circense, especialmente del que practicaban magos, escapistas e ilusionistas, en cuya labor era esencial un baúl o una caja vacía.

Ninguno estimuló tanto a los propietarios de la firma como Houdini. La fama del escapista húngaro inspiró a George Vuitton (segunda generación), que en 1890 diseñó y patentó su propia cerradura de cinco ranuras para que ni el artista pudiera forzarla. Con sus maletas "impenetrables", se dio cuenta de que tenía ante sí un reclamo publicitario de primera magnitud. En marzo de 1905, aprovechando que Houdini actuaba en París, le desafió con un anuncio en prensa: "Supongo que la maleta que usa para sus experimentos ha sido diseñada para su propio interés. Por favor, déjeme que le desafíe a salir de un baúl realizado por mí mismo y cuyos clavos han sido clavados por mi personal, quien además le atará con una soga una vez haya entrado. Si teme hacer frente a este experimento en público, le ofrezco la posibilidad de que sea en privado. La intención es que el baúl no sea destruido", publicó. Todo apunta a que el artista aceptó el reto, incluso se fijó un día para llevarlo a cabo: el 6 de marzo; pero si éste llegó a celebrarse o no y su resultado es un secreto que Houdini y George Vuitton se llevaron a la tumba.

Este mes de diciembre, la firma maletera rememora esta historia y otras del mundo del circo vistiendo sus escaparates con recreaciones de espectáculos propios de este arte. Destacan grandes rombos arlequinados que decoran elefantes, trapecistas, conejos, chisteras con palomas... en complejas posturas que evocan el mayor espectáculo del mundo.

12 de diciembre de 2011

Un foie ganador

Si hay un producto que triunfa siempre por su excelencia es el foie de oca. Además, es uno de los más fáciles de comprobar si es de calidad o no, ya que su textura, su facilidad para untarlo o su presentación compacta saltan a la vista.

Durante la última edición de Madrid Fusión, más de 1.500 candidatos lucharon por coronarse como artífices de la mejor Tapa de Diseño. El jurado decidió que no había ninguna como el Mi cuit a los tres vinos y gelatina de Sauternes de Cristina Oria, responsable de una firma madrileña de alta cocina a domicilio. En concreto, presentó un plato de Foie a los tres vinos con gelatina de cerveza, servido en patata morada con láminas de fruta. Es posible hacerse con porciones de 100 g de este tesoro gourmet a partir de 9,20 €; aunque aprovechando las fiestas se puede adquirir en pequeños lotes de productos, con pan de pasas, gelatina y quesos, a partir de 38 €.

9 de diciembre de 2011

Tentempié de esturión

La firma Kaviari no es una más. Con base en París, es la que surte del mejor caviar a los restaurantes más laureados de la capital francesa. El llamado Osciètre es uno de los preferidos por los sibaritas, ya que los granos cuentan con notas a frutos secos y un sabor dulce en boca, con un final de avellana. Ahora es posible degustarlo en cualquier lugar, gracias a unas pequeñas latas que la marca acaba de presentar bajo el nombre 'en-K de caviar'. Con un tamaño de apenas 10 cm de largo, caben en un bolsillo y en su interior guardan 15 g de huevas de esturión, así como una cucharilla pequeña y alargada para paladear el caviar. Tienen una tapa que se abre deslizándose y está disponible en seis colores diferentes. Cuesta 35 € y también hay disponible una versión de edición limitada con caviar del tipo Kristal (40 €).

5 de diciembre de 2011

Jimmy Choo se pasa a lo masculino

Este otoño será recordado en Jimmy Choo como uno de los más convulsos de su historia. Por un lado, han presentado sus primeras propuestas para hombre, uno de los anhelos de su fundadora y directora creativa, Tamara Mellon. Por otro, la propia diseñadora lanzaba hace dos semanas, mientras terminaban los preparativos en las tiendas de la campaña de Navidad, una bomba: dejaba la firma tras 15 años siendo la directora creativa. Pero no se marcha sola. Su mano derecha y actual consejero delegado, Joshua Schulman también abandona el barco, aunque seguirá en su puesto hasta el próximo mes de enero. Todo ello apenas cinco meses después de que la marca fuera adquirida por el grupo suizo Labelux (propietario de Bally, Belstaff...) por 640 millones de euros y de que la diseñadora británica dejara abierta la puerta a la posibilidad de crear su propia firma.

Para ambos, el mejor broche final que se le podía poner a sus respectivas etapas en Jimmy Choo ha sido la puesta en marcha de la colección de calzado masculino, un proyecto anhelado casi desde los comienzos de la marca. "La idea de Tamara fue siempre crear una firma global de lujo, por lo que lanzar una línea sólo para hombres era casi una obligación”, dice Schulman. “En ellos tratamos de unir el estilo británico y el lujo tradicional de la marroquinería italiana. Que prime calidad y distinción”, le secunda Tamara Mellon, en una entrevista que concedieron ambos a Fuera de Serie pocas semanas antes de anunciar su dimisión en la firma.

A la hora de crear la colección, Mellon tomó como referencia el estilo de los playboys del distrito londinense de Mayfair en los años 60, un dandi moderno que introducía detalles exóticos, de ahí que no le temblara la mano al usar estampados hindúes o imitación de piel de leopardo y cebra en algunos de sus mocasines Derby. "No pretendía crear unos diseños que se alejaran de lo que han sido nuestros icónicos tacones, de ahí que se repitan materiales como el cocodrilo, el ante o el cuero brillante; y que pudieran lucirse en el trabajo, para ir de tiendas, en una comida o de fiesta en el club", prosigue la británica. La única diferencia es la distribución. No es deseo de la marca crear tiendas exclusivas para el hombre. "Decidimos comenzar estando presentes de forma limitada, en pocos puntos de venta y en la tienda online. Nosotros no compramos del mismo modo que una mujer, de ahí que haya que definir un canal diferente", afirma Schulman.

Eclécticos. Realizados completamente en Italia, la colección se podría dividir en tres grupos de calzado. Por un lado, los modelos clásicos. Por otro, las botas y las deportivas.

Con un rango de precio entre los 450 y los 900 €, el primer grupo parte de diseños como el tradicional zapato Oxford o el Derby, con dos o cuatro ojales para los cordones y en materiales como el ante, el cuero de piel de becerro o el cocodrilo. En ellos, Mellon ha jugado con los colores, desde amarillos mostaza al morado, pasando por diferentes tonos de marrón y el omnipresente negro; así como con los detalles, incluyendo hebillas, solapas anchas sobre el empeine e incluso piezas metálicas inspiradas en joyas masculinas de los años 70. "Tratamos de conseguir un hombre que exude confianza en sí mismo y estilo, independientemente de que sea un artista bohemio o un economista de la City, pero siempre con ganas de diferenciarse", asegura la directora creativa. "Para mí, el hombre Jimmy Choo es una persona que sabe de moda y que entiende la importancia de la calidad y de que el acabado de cada pieza debe ser perfecto. Pone atención a los detalles y los accesorios que usa son importantes para él porque le distinguen del resto", continúa con firmeza.

En lo que respecta a las botas, el diseño es meramente militar, con doble hebilla (una a la altura del talón y otra en la caña) y disponibles en terciopelo, en cuero envejecido y en piel brillante (bautizadas con el nombre de York, todas cuestan 825 €). Tampoco abunda el color en las deportivas. A excepción de unas sneakers clásicas en tonos mostaza, son básicamente negras, blancas o grises, aunque algunos modelos incluyen detalles amarillos en los ribetes del interior, la suela o la solapa (de 450 a 525 €).

La colección que llegue durante el otoño de 2012 a las tiendas ya no contará con la firma de Mellon. Simon Holloway y Sandra Choi (ésta última, escudera de la británica desde 1996) han sido designados como sus sucesores. Dentro de unos meses, cuando sea presentada en Milán, se podrá ver si el hombre Jimmy Choo se marcha o no de Mayfair.

2 de diciembre de 2011

Aprender sushi en familia...

...o eso pretende al menos la firma japonesa Muji, que propone para esta Navidad un set de sushi confeccionado con fieltro de colores. Las piezas se encuentran por separado y es el pequeño de la casa el que debe aprender a unirlas de modo que resulte una ración completa de maki, sashimi y sushi; que se colocará sobre una tabla de madera que acompaña al set. Disponible desde 17,50 €, no es el único juego con inspiración oriental, ya que cuentan también con un juego de bolos donde se trata de caer a diez luchadores de sumo (19 €).

30 de noviembre de 2011

Estilo colonial en Tenerife

En 1945, las islas Canarias no eran aún un destino turístico de masas. Los pocos que se podían permitir unas vacaciones en España eran familias adineradas que, a su vez, demandaban unos servicios de lujo a la altura de su clase social. Francisco García Escámez e Iniesta, por entonces capitán general de la región, sabedor de que en Santa Cruz de Tenerife hacía falta un establecimiento que ofreciera dicho nivel de lujo, se puso como objetivo crear este espacio exclusivo. Nace así el proyecto del Hotel Mencey, que abre sus puertas en 1950 financiado con los impuestos especiales que el Mando Económico aplicaba a los productos importados que llegaban al puerto de Santa Cruz. Sus 303 habitaciones acogieron durante décadas a la familia real española, así como a personajes de la talla de Richard Burton, Sofía Loren o Elizabeth Taylor.

En manos de Iberostar desde 2009, cerró sus puertas durante los últimos 20 meses para acometer una ambiciosa reforma que devuelva la elegancia y la exclusividad de la que disfrutó en décadas pasadas. El principal cambio ha sido el número de habitaciones, que se ha reducido a 261 (se han eliminado las individuales). Esto ha permitido ampliar el número de suites a 52. En éstas se han recuperado algunos muebles antiguos, que han sido remozados, y se han añadido otras piezas que mantienen el estilo de los años 40 y 50, con aire colonial. Destaca la Suite Real, que conserva su estilo labrado tras 60 años alojando a importantes e influyentes personalidades. Con 165 m2, está decorada con exquisitos objetos antiguos que han sido restauradas para la estancia.

Otra de las novedades es el spa de 2.000 m2 que ofrece un circuito termal completo (terma, baño turco y flotarium, pediluvio, duchas especializadas, pileta fría, jacuzzi…), piscina exterior de natación, cabinas para tratamientos y dos pistas de pádel. Además, se ha duplicado la superficie de los jardines, que alcanzan ahora los 6.680 m2 de zonas verdes.

Su exterior y atrio central son los elementos que menos han cambiado, ya que mantienen el espíritu colonial típico de Canarias, con un soberbio trabajo artesanal en madera para ventanas y balconadas. Qué mejor marco para acoger el restaurante gourmet Los Menceyes, con una cocina basada en platos locales e internacionales y que cuenta con varios reservados. Un enclave que vuelve a colocar a Tenerife en el mapa del lujo.

29 de noviembre de 2011

El punto más feliz

Gostwyck es una localidad de Nueva Gales del Sur que no aparece en los mapas. Compuesta por media docena de granjas, este rincón australiano, a unos 400 km al norte de Sidney, es donde crecen las ovejas “más felices del mundo o, como también las llamamos, ovejas afortunadas”, dice Philip Attard, propietario de las tierras y que se ha propuesto lograr una lana merino de gran calidad mediante técnicas sostenibles que, además, conviertan la vida de estos animales en una experiencia digna de reyes.

Para ello, las 18.000 cabezas que componen el rebaño disfrutan de pastos en un ambiente prácticamente virgen. Pasan la mayor parte del tiempo al aire libre, alimentadas con diversas legumbres, hierba fresca y nutrientes.
Además, para hacer su vida más saludable, les imponen ‘tablas de ejercicio’ compuestas por paseos y han reducido la aplicación de agentes biológicos químicos. La única interacción humana es que se les aplica, dos veces al año, inyecciones de cuatro vitaminas, así como suplementos de selenio para fortalecer sus huesos. “Una persona sana es también alguien feliz. Lo mismo ocurre con estas ovejas”, explica convencido Attard.

La producción es escasa, de ahí que la lana merino que produce la granja sea muy codiciada. Su último destino ha sido la firma alemana Esprit, que ha creado una colección cápsula de edición limitada con cuatro prendas de punto femeninas que ya está a la venta. En concreto, se compone de un vestido azul hasta la rodilla con manga francesa (100 €), dos jerséis con cuellos chimenea (muy anchos) desestructurados (uno liso por 90 € y un segundo con greca, en la imagen principal, por 120 €) y un cárdigan muy fino (90 €). Bautizada con el mismo nombre que la granja, la colección Gostwyck Merino busca compatibilizar un armario de prendas básicas con los valores en la defensa del medio ambiente de la marca alemana. “No sé si lucirlas te convertirá en alguien afortunado. Ojalá fuera así, como mis ovejas”, concluye Attard divertido.

28 de noviembre de 2011

Juegos al cubo

Hace un par de décadas, cuando aún no habíamos sido 'invadidos' del todo por la revolución digital y electrónica, raro era el hogar que no contaba con una caja de Juegos Reunidos. Los más conocidos eran los de la firma valenciana Geyper, que fue la primera en comercializar este tipo de divertimento a finales de los años 50 del siglo pasado. Le siguieron otras muchas marcas, con diferentes calidades, pero ninguna como la que acaba de presentar la firma de moda Hackett. Eso sí, no se trata de una caja de juegos, sino un cubo cuyas seis caras se corresponden con otros tantos tableros. Sobre ellos, es posible jugar a clásicos como el ajedrez, las damas o el backgammon; así como al Trivial Pusuit, Cluedo o Scrabble, para los que se han rediseñado los tableros tradicionales.

En total, 25 juegos cuyas fichas, dados y demás piezas se guardan dentro del cubo (una de las caras es desmontable). Realizado en cuero y lona, con remates metálicos, sólo se han fabricado cuatro unidades. Están hechas a mano y son el resultado de 75 horas de trabajo de los artesanos marroquineros de la firma. Sólo se ha puesto a la venta en la boutique londinense de Sloan Street, durante la campaña de Navidad y bajo un precio aproximado de 10.500 €.

27 de noviembre de 2011

Nombrar las fuentes

Uno de los debates más interesantes en el mundo del Periodismo actual es cómo debemos considerar a las personas que, en vez de ejercer como periodistas tradicionales, lo hacen desde tribunas personales como un blog o una cuenta de Twitter o Facebook. ¿Son también periodistas o eso sólo se puede reservar a los licenciados y a los que ejercen como tales? ¿Un blog es un medio de comunicación, como sí lo es una web que basa su existencia en la publicidad y el aporte económico directo de sus lectores?

Por supuesto, sobran matices como para saber que la respuesta no puede ser ni 'Sí' ni 'No', sino un rotundo 'Depende'. Lo que sí es cierto es que estas bitácoras son cada vez más tenidas en cuenta como fuente de consulta. Eso sí, al igual que ocurre con la Wikipedia, hay que tomárselas con cautela. No creo que me olvide nunca de lo que le pasó al periodista que dio por buena una historia inventada por Mocho Mochez sobre una ópera. Como no la contrastó, metió la pata hasta el fondo.

Pero hay campos, como el de la moda, en el que esos blogs sirven también como referencia, como ideario, como recordatorio de detalles, de piezas de otras temporadas, de un trabajo exhaustivo que los amantes de 'lo fashion' realizan a diario. Si a nadie se le ocurriría plagiar un reportaje de otra revista y no nombrarlo (alguien con escrúpulos, claro), ¿por qué hay muchos que copian blogs? ¿No sería mucho más correcto nombrar al autor de ese blog como fuente? Y si no se quiere nombrar al blog como tal, sí al menos a su responsable, que es el que ha destinado tiempo, esfuerzo e incluso a veces dinero para hacerlo posible. Si se le ha copiado es porque se le considera un experto, ¿qué problema hay entonces para nombrarlo como tal en un artículo? Todos sabemos que un artículo queda mucho mejor cuantas más fuentes intervengan en él, ¿por qué no optar por una opción en la que todos ganan? El periodista, un texto rico, interesante y deontológicamente intachable. El bloguero, respeto y admiración por su trabajo, que además es publicitado y referenciado como notable.

Pero como en el mundo de la moda las cosas son aún más complicadas que en otros sectores, faltaba rizar el rizo. Lo habitual, según me cuentan personas que han sido vilmente copiadas tanto por revistas de grupos editoriales importantes como cabeceras de tres al cuarto, webs comerciales, otros blogs e incluso editoriales literarias; es que la persona copiada sufra una especie de mordaza que le impide quejarse. Si lo hace, recibe todo tipo de improperios, así como, independientemente de que se aporten pruebas, una negativa de los demás a aceptar lo evidente. ¿No es este tipo de fanatismo hasta peligroso? Si, por poner un ejemplo, Smoda 'se inspira' vilmente en tres entradas de una bloguera para escribir un artículo. ¿No estaría la chica en su derecho de denunciarlo? Se ve que, tal como están las cosas, no; que o ajo y agua, o que se alegre de que "se fijan en su trabajo, lo cual es un honor". Pues menuda mierda.

Al César, lo que es del César. Y al bloguero, su mención como experto, que para eso lo es hasta el punto de que usamos lo que escribe para enriquecer nuestros textos. Otra cosa es engañarse. Y no hay más ciego que el que no quiere ver.

25 de noviembre de 2011

Cristal de Vuitton

Una de las industrias que gozó de mayor tradición en Lorena (Francia) fue la cristalería, concretamente las piezas que se soplaban en Meisenthal, donde crearon una importante factoría en 1704. Fue allí donde nació el Art Nouveau en vidrio, gracias a las producciones de Emile Gallé entre 1867 y 1894. La crisis industrial europea llevó el sector a la ruina, hasta el extremo de que la fábrica tuvo que cerrar sus puertas en 1969. Hoy sus paredes acogen el Centro Internacional del Arte Cristalero, que pretende recuperar la tradición de esta industria, servir de museo y archivo de piezas emblemáticas de las firmas que se asentaron en la zona y ayudar a los jovenes artistas franceses.

En sus talleres es donde se han creado estas bolas de gran tamaño (16 centímetros de diámetro) con las que Louis Vuitton nos invita a decorar el árbol de Navidad. Realizadas en un cristal muy fino, con la greca del Monogram rodeándolo, están disponibles en dos colores: dorado y marrón chocolate; y se vende dentro de un pequeño baúl realizado artesanalmente sólo para esta pieza. El precio asciende a los 2.840 €.

22 de noviembre de 2011

Un blanco de Rioja con alma nocturna

El Cosme Palacio 1894 ha sido clasificado por el gurú Robert Parker como el mejor blanco de Rioja por segundo año consecutivo (92 puntos). La última añada, la de 2007, se ha puesto a la venta en una edición limitada a 3.671 botellas. En su interior, una mezcla de uva Viura y Malvasía que fermenta en barrica y que se vendimia por la noche para asegurar su recepción a temperaturas moderadas. Presenta matices frutales y florales con un ligero toque de maderas finas y final largo y goloso. Con un precio de 45 €, se puede encontrar en Lavinia y en el Club del Gourmet de El Corte Inglés,

21 de noviembre de 2011

Under Armour

Kevin Plank, el gurú del entrenamiento

A mediados de los años 90, un estudiante de Maryland alternaba su carrera de Administración y Dirección de Empresas con la liga universitaria de fútbol americano. Capitán del equipo y emprendedor nato, sacó tiempo, además de para los exámenes y los entrenamientos, para crear un negocio de venta de rosas durante el Día de San Valentín que llegó a mover 17.000 dólares (unos 12.300 €). Tenía iniciativa por naturaleza, de ahí que no extrañó que se marcara como meta profesional obtener un tejido que permitiera hacer deporte sin que la camiseta acabara empapada de sudor.

Tras desechar siete prototipos, y con el sótano de la casa de su abuela como base, logró su objetivo, el mismo que le ha permitido superar hoy, 15 años después, los 1.400 millones (estimación para este 2011) de facturación con su firma Under Armour ('bajo la armadura'). Sin duda, Kevin Plank (Kensington, 13 de agosto de 1972) es un ganador nato. "Cuando comencé con esta aventura, tenía el presentimiento de que podría crear algo grande. Más que hombre de negocios, era un emprendedor que creía firmemente en mi proyecto y, a pesar de que mucha gente me decía que éste era inviable, ni un solo día me levanté dudando de que lo lograría. Eso sí, he aprendido que hay que ir paso a paso", dice el empresario.

Hoy sigue siendo su mayor crítico y no duda en probar los productos que lanza. "Continúo entrenando con las mismas ganas que el primer día. El deporte debe formar parte de la cultura de cada uno de nosotros", afirma. "Nuestra principal meta es la innovación. Under Armour no sería lo que es si no innovara continuamente. No todo está inventado. Seguiremos tratando de sorprender con nuestras tecnologías y productos y no concebimos la existencia de límites", afirma rotundo.

De su primera camiseta de 1996, que hacía énfasis en la tecnología, ha ido ampliando su colección con todo tipo de prendas deportivas (polos, cortavientos, chaquetones...), así como zapatillas de deporte, moda urbana y complementos (gorras, bolsas de deporte...). Siempre fiel a su filosofía de ir paso a paso, tardó más de una década en incluir, por ejemplo, productos para jugar al baloncesto. La idea era afianzarse primero y aventurarse en otro segmento del mercado después. "En el mundo de los negocios, el número 1 es el que más vende, pero también el que más y mejor crece", afirma el norteamericano, que para este 2011 espera una subida de las ventas del 36%. "Lo que no está nada mal si tenemos en cuenta el momento de crisis". Todo ello con un ojo puesto en la mejora tecnológica y otro en sus competidores. Es inevitable no fijarse en Nike. "Mi intención es que si Adidas fue un referente para nuestros padres y Nike para los jóvenes, Under Armour lo sea para los que ahora practican deporte en la escuela; que cuando crezcan sientan la firma como propia".

Filosofía. Esto les ha llevado por caminos diferentes al gigante de Oregón. En lugar de campañas de publicidad y fichajes de estrellas, ellos prefieren dirigirse a la gente de la calle, a los que practican deporte independientemente de las inclemencias de la meteorología o del tiempo que marquen en sus entrenamientos. Han llegado a acuerdos con equipos como la selección galesa de rugby, el Tottenham Hotspur de la Premiere League o jugadores de la NBA, que prueban sus prototipos. "Nuestra misión es hacer mejor al deportista. Dime qué quieres ser en el mundo del deporte y te ayudaremos a lograrlo. Esa es nuestra filosofía y debemos mantenerla. Respetamos el camino que siguen otras marcas, pero no es nuestra intención copiar estrategias, porque eso supondría invertir unos recursos que, por la corta historia de Under Armour, no nos podemos permitir. Lo que tenemos que hacer es ser más listos que ellos, que cada dólar gastado parezca que son tres", asegura.

El futuro de la marca pasa por su expansión internacional. La agenda de Plank ha llevado al empresario a levantarse por la mañana en Londres, almorzar en Zurich y presentar sus últimos modelos en Madrid, antes de cenar, como ocurrió el día de esta entrevista. Apenas llevan cinco años en Europa y en Japón, donde factura 150 millones de euros anuales, no entró hasta 1999. En ese periodo han abierto tienda en Seúl, Shanghai y Madrid. En nuestro país (con un outlet y presente en 22 centros de El Corte Inglés) alcanzará este 2011 los 5 millones en ventas, un 25% más que el año pasado. Suelas de zapatillas como la MicroG, más fina y que mejora la recuperación, o fibras textiles como la Heatgear Touch: ajustada, ligera y cómoda; son algunas de las razones de su éxito.

18 de noviembre de 2011

Un 'cottage' en los Andes

En una colina a tres horas de Quito se encuentra el hotel Le Mirage. Enclavado en los Andes ecuatorianos, este establecimiento toma como referencia las casas alpinas y los cottages escoceses (la región se conoce como ‘las Highlands de los Andes’). Se compone de 18 suites que cuentan con su pequeño salón y su chimenea, así como con una decoración rica en maderas y colores pasteles. Todo está pensado para facilitar al huésped la máxima tranquilidad y descanso: camas amplias, butacas...

También ofrece relax en su spa (con piscina cubierta, baños de barro, solarium...), sus dos restaurantes de cocina internacional (a la carta, 45 €/persona) y en su gran jardín tropical, rico en colibríes y una vegetación exuberante que diferencia a este palacete de los que hay en el Viejo Continente. Es el único establecimiento de Ecuador que pertenece a Relais & Chateaux.

14 de noviembre de 2011

Siéntese en unos cimientos

Stefan Zwicky es un arquitecto y diseñador industrial suizo especializado en sillas. Suyo es este modelo fabricado con hormigón armado a la vista y varas de hierro; es decir, los mismos materiales que se usan para levantar los cimientos y la estructura principal de un edificio. El nombre con el que ha sido bautizado, ‘Grand confort, Sans confor, Dommage a Corbu’, juega con la dureza de la pieza, que difícilmente podría ser considerada como ‘muy confortable’, y hace un guiño a Le Corbusier. De hecho, se trata de una copia del sillón LC2 del maestro de la Bauhaus (cambia el hormigón por cuero). El precio está disponible bajo pedido, pero la galería neoyorquina Demisch Danant ha vendido uno de estos sillones por un precio superior a los 29.000 € (serie limitada a 35 unidades).

11 de noviembre de 2011

Cromos para nostálgicos

Louis Vuitton propone un regalo muy especial para los amantes de los viajes clásicos: una caja que guarda treinta etiquetas históricas de hotel, con los logotipos y emblemas de los establecimientos más emblemáticos de la primera mitad del siglo XX. Así, no faltan el Plaza Athénée de París, el Inglaterra de La Habana o el Astor House de Shanghai. Realizadas en cartón fino, pueden hacer las veces de postal y usarse para dar un toque 'vintage' a una maleta. La caja cuesta 60 €.

9 de noviembre de 2011

Pico y pala en París

Las tres cuartas partes de París han sido destruidas al menos una vez desde la Edad Media hasta la actualidad. La cifra es, cuanto menos, apabullante. La recoge el arquitecto e historiador Pierre Pinon en su libro 'Paris Détruit. Du vandalisme architectural aux grandes opérations d'urbanisme' (París destruido. Del vandalismo arquitectural a las grandes operaciones urbanísticas), que repasa el patrimonio perdido por la capital gala en esos siglos, con especial atención a los últimos cien años.

Resulta inquietante comprobar cómo se han cebado con esa ciudad maravillosa. Pero aún más el hecho de que, a pesar de todo, París siga siendo bella e imponente, a pesar de las guerras, los siglos, las políticas equivocadas... He tenido la suerte de conocer otras ciudades que también han sido varias veces destruidas y no siempre se han recuperado con el buen gusto y respeto por el pasado que se ve en buena parte de la capital francesa (en Armenia saben de qué hablo). De hecho, si no fuera porque está documentada, esa cifra me resultaría exagerada y fuera de lugar.

El libro sólo se ha editado, por ahora, en francés y es posible comprarlo en tiendas de Internet. De un vistazo, será posible comprobar cómo los milagros, en este caso encarnados en levantar una ciudad una y otra vez, existen.

Gracias a Diego por descubrirme este libro en su blog.

8 de noviembre de 2011

Refugio en St. Moritz

Las cinco plantas del hotel Nira Alpina han sido dispuestas en terraza para que los huéspedes de sus 63 habitaciones (10 de ellas, suites) puedan disfrutar de las mejores vistas. Situado a cinco kilómetros de St. Moritz, este establecimiento acaba de abrir sus puertas y es la última incorporación a la cadena Design Hotels. Es posible ascender hasta la cota de 3.300 m desde un telecabina cercano al hotel y disfrutar de los 12 km de pistas negras de la estación, si está todo nevado, o recorrer parte de los 500 km de caminos para excursiones en bici o a pie que rodean el valle.

Todas las habitaciones han sido decoradas con un estilo rústico, con presencia de piezas de madera, así como butacas de piel en marrón chocolate, camas XXL y un aparato para el iPod. La última planta es un restaurante panorámico y el hotel, además de un spa completo, dispone de su propio horno pastelero. Desde 180 €/noche.

7 de noviembre de 2011

Caviar rosa para el baño

Viktor & Rolf son los responsables de lo que se han llamado "sales de baño de alta costura". En concreto, se trata de pequeñas bolas, a modo de caviar rosado, que guardan en su interior la esencia de la colonia Flowerbomb (con un corazón floral, toques de jazmín, orquídeas, rosas y pachuli). Pertenecen a la línea Bath Decadence y, al verterlas en el agua, transforman el agua del baño aportando una textura sedosa. Sólo está disponible en algunos centros de El Corte Inglés y el frasco de 137 gramos cuesta 95 €.

5 de noviembre de 2011

Una suite en el jardín

Si tiene una parcela, ya puede disponer en ella de una suite de lujo. Ni siquiera hace falta que ese terreno sea llano; Rusticae y su equipo se encargarán de que todo encaje evitando pendientes. Crearán unos particulares ambientes de lujo prefabricados que pueden ser la solución perfecta a aquellos hoteles que quieran ampliarse sin excesivo coste, o bien crear nuevos espacios turísticos. Creados bajo demanda, el montaje se realiza en apenas dos días, por lo que la obra no molestará mucho a los huéspedes; y el diseño interior y exterior se personaliza a gusto del cliente. Eso sí, puede hacerlo con las sugerencias, si lo desea, de Tomás Alía, que es quien firma el proyecto. El interiorista apuesta por lo sostenible (ahorra agua y reduce la emisión de CO2 mediante energías renovables) y ha elegido materiales reciclados como redes de pescadores y botellas de plástico. Con un precio aproximado de 1.200 €/m2, el espacio puede ser también reconvertido en otro tipo de estancias, incluso como vivienda (admite apilar bloques) o para albergar un pequeño negocio.

4 de noviembre de 2011

El aroma privado de los D'Ornano

Durante años, los hombres de la familia D'Ornano encargaban a un maestro perfumista de la Costa Azul francesa la realización de una fragancia única y exclusiva para su uso privado. El pedido llegaba a París en grandes frascos de aluminio y contenía en su interior una mezcla de limón, bergamota, lirio, jazmín... una alquimia fresca que era la fragancia de cabecera de Hubert d'Ornano, fundador y presidente de Sisley, y de su hijo Philippe, director general y de Desarrollo Internacional. Fue éste último el responsable de que ese aroma tan especial traspasara el ámbito privado.

Para ello, partieron del mito clásico de Ícaro. El personaje alado prestó su nombre y los perfumistas de la casa se encargaron de enriquecer la fórmula original con semillas de zanahoria, té naranja, sándalo y, sobre todo, lentisco. En esencia y absoluto, este arbusto mediterráneo es la columna vertebral de un aroma con el que Sisley se estrena en el universo de la perfumería masculina.

De este modo, la firma francesa confirma su apuesta por conquistar al hombre. Hace un año presentaba Sisleÿum, un tratamiento antiedad y balsámico que, por primera vez, diferenciaba entre piel seca y normal en el ámbito masculino. Ahora, hace lo propio con el perfume. "Teníamos muchos clientes masculinos que usaban los tratamientos de Sisley y que nos pedían productos específicos para el hombre. Con estos dos productos no sólo respondemos a esa demanda, sino que los simplificamos para que su uso se ciña a una única crema y un sólo gesto", explica Philippe d’Ornano, que confía en que estas dos referencias sean también la puerta de entrada de nuevos clientes masculinos a sus líneas de tratamiento específico: antiojeras, solares... "No queremos vender una idea de márketing, sino una calidad real demostrable, que estén seguros de que van a conseguir resultados con nuestras cremas", explica. Su herencia familiar no le permitiría ir en otra dirección. Nieto del fundador de Lancôme e hijo del creador de Orlane y Sisley, sabe que lo único que cuenta son los resultados.

31 de octubre de 2011

En busca de la melena perfecta

Para este italiano, todo se reduce a la pasión: por el arte, por hacer bien las cosas, por innovar. Suyo es el segundo método que revoluciona el mundo de la peluquería en toda su historia. Tras Vidal Sassoon, que cambió el concepto de melena lisa hace medio siglo, Rossano Ferretti (Campegine, 1960) apuesta por personalizar cada corte, que el estilista estudie cada cliente mecha a mecha, permitiendo una caída y un movimiento natural del cabello. "Un buen peluquero está obligado a captar la singularidad de cada cliente. Es fácil hablar de tendencias, pero no hay una belleza universal”, afirma. “De hecho, mi método es válido con todo tipos de pelos: ondulados, asiáticos, rizados... y no sólo con los lisos precisamente porque partimos de la base de que cada cliente es distinto".

Que él acuda personalmente a cortar el pelo tiene un precio de 1.000 dólares, una de las tarifas más caras del mundo y que no amilana a sus clientas neoyorquinas, responsables de la fama del italiano. "Es cierto que eso es lo que cobro, pero el precio no corresponde sólo al corte, sino también a la logística que supone coger un avión, desplazarme desde Italia, etcétera. Eso sí, a mis amigas nunca les cobro por cortarles el pelo".

Ferretti ha formado a más de 80 profesionales en los últimos 20 años. Entre ellos se encuentran las plantillas de los cuatro salones que tiene en España, todos en Madrid capital y su provincia. "El reto es que sean capaces de atender a cualquier mujer del mundo con garantías de que van a saber analizar y resaltar la belleza de su cabello", explica.

Le gusta tratar personalmente a las clientas, de ahí que aprendiera francés en dos meses, justo antes de abrir un salón en París. "Ahora lo hacemos en Brasil y estoy dando clases de portugués". Para ello, duerme no más de cuatro horas al día y aprovecha las primeras horas de la mañana para trabajar. "Es cuando más rindo y me permite un continuo reciclaje, no parar de aprender. En ese sentido, soy una esponja".

El 18% de la facturación mundial de sus peluquerías corresponde a clientes masculinos. "El hombre es un cliente magnífico, obediente a la hora de aplicarse los productos, fiel y se cuida mucho". Para ellos, su método es tan eficaz como en las mujeres, incluso a la hora de teñirse. "El color ideal es el que no se ve. Por tanto, el peluquero perfecto sería el que no deja huella, el que no permite que se vea su corte, sino la belleza del cabello".

29 de octubre de 2011

Khinkali, mon amour

Lo de la foto no es una pizza, ni una empanada, pero sí. Me explico, se trata de una de las delicias más sencillas de la fabulosa comida georgiana: el khachapuri (léase 'jachapuri'), una torta de pan rellena de queso artesano y que se hornea, bien con algo más de queso por encima o con otro tipo de productos (una variación muy típica es la que añade un huevo, se llama Ajaruli). Decir que está delicioso es quedarse cortos. Normal que durante mi semana en Georgia engordara, si nos ponían khachapuri todos los días (uno al día, que más nos parecía exagerar ya en cuanto a calorías).

No es el único plato que nos embelesó en el país caucásico. Lo mejor que tiene su gastronomía es que, como la española, tiene muchos platos propios. Es decir, no se trata de cómo cocinan las carnes o el pescado, como ocurre con algunos países, sino que tienen sus platos con nombre propio, como aquí el cocido, la paella o la escalivada. Allí, uno de los más raros es el khinkali, una especie de grandes bolsas de pasta algo gruesa que se rellena con carne, verduras, setas... y que se come de un modo muy particular: se da un pequeño bocado a la bolsa, se absorbe el caldillo y, una vez sin caldo, se come como si fuera un micrófono. El rabillo de la pasta, se tira, y los georgianos pueden pedir perfectamente docenas y docenas en los restaurantes (se sirven por unidades y por rellenos).

Si a eso le sumas tomates que saben a tomate, una carne asada que parece ambrosía y se derrite en tu boca y todo ello en raciones gigantes, te enamorarás de la cocina georgiana. Una lástima que en Madrid no haya ni un sólo restaurante especializado. ¿Alguien ha dicho "hay ahí idea de negocio para un emprendedor"?

28 de octubre de 2011

Los 15 iconos de Jimmy Choo

Rizzoli acaba de publicar Jimmy Choo XV, un volumen que repasa los quince tacones más icónicos de la firma británica. Está prologado por el editor de moda Colin McDowell, que narra el encuentro entre el zapatero malayo del West End londinense Jimmy Choo y Tamara Mellon, por aquel entonces editora de la sección de Complementos de Vogue UK, del que nació la firma. La propia Mellon, hoy directora creativa de la firma, también ha aportado algunas líneas al prefacio del libro, en las que explica cómo son mujeres icónicas como Diane von Furstenberg o Natalie Massenet las que le inspiraron a crear esas 15 piezas únicas con tacón.

Entre los elegidos se encuentran las sandalias Zaffira, pertenecientes a la colección Crucero 2011 y que une una aguja imposible de 15 cm de alto junto a grandes cristales Swarovski y lentejuelas, o las Zap, uno de los iconos pop por excelencia de la marca, presentados en la colección Primavera 2010 y que presenta una serie multicolor de tiras en tonos eléctricos sobre un tacón y una plataforma realizadas en material fluorescente y reflectante (rosa chicle, amarillo, rojo...). Este modelo, del que hay diferentes versiones, tiene un precio actualmente de 1.800 €.

El libro estará a la venta a partir de noviembre en las boutiques Jimmy Choo, por 70 €.

17 de octubre de 2011

¿Masculinas, femeninas o mixtas?

No lo podemos evitar. Como humanos que somos, respondemos a los impulsos, los mismos que nos hacen comprar un objeto porque es bonito o huele bien, independientemente de su efectividad o de que lo necesitemos. En el caso de la cosmética, cuántos hombres no han sentido curiosidad por probar esa crema que se escondía en el frasco de aspecto lujoso que tiene su esposa en el baño y que, además, le dejaba la piel tan suave. Son muchos los que, a escondidas o a la vista, se cuidan con productos a priori formulados sólo para ellas. Lo que no saben estos particulares ladrones caseros es que la mayoría de las fórmulas de esos productos son también efectivas en la piel masculina.

Salvo los exclusivos de cada sexo (anticelulíticos, los de afeitado...) son añadidos como el perfume o el diseño del envase lo que restringe la crema sólo a ellas. "Un dermatólogo va a prescribir exactamente lo mismo a un hombre y a una mujer que quieren combatir con cosmética el envejecimiento cutáneo", dice Pedro García Maggi, fundador de la firma Skeen, a la venta en España en Sephora y cuyos productos, que se pensaron en un principio para ellos, son hoy demandados por muchas mujeres. "Las diferencias existen, pero son mínimas y anecdóticas. La piel del hombre es un poco más gruesa, menos de la mitad de un milímetro; generalmente más grasa por la testosterona, y consume un poco más de nutrientes y oxígeno. A la hora de formular tratamientos eficaces, no son diferencias relevantes", prosigue.

Esto se nota sobre todo en el sérum, la crema que se aplica antes que la hidratante. La marca Lancôme es buen ejemplo de ello. Vissionaire, su novedad de este otoño, es una crema cuya fórmula, con una molécula descubierta por los laboratorios de la marca, puede ser indicada para el hombre. De hecho, la firma cuenta con una línea antiedad hidratante que podría combinarse perfectamente con este producto: Rénergy 3D, un tratamiento con efecto antiarrugas, o Age Force Soin, para combatir líneas de expresión.

El uso unisex de las cremas no quiere decir que las marcas vendan humo con sus productos masculinos. En el caso de Shiseido Men, por ejemplo, "las cremas están desarrolladas con fórmulas fruto de una investigación basada en la fisiología y los niveles celulares de la piel masculina", explica Ainhara Viñarás, directora de Márketing de la firma. Su primer producto masculino fue Flowline, un anticaída formulado en 1905. Desde entonces, llevamos más de un siglo con cosméticos diferenciados por sexos.