21 de febrero de 2011

Esquí urbano



El despistado que tope con la colección de chaquetas de esquí de la firma sueca J. Lindeberg, sin saber que está pensada para la práctica de este deporte, díficlmente adivinaría este fin. Con colores muy sobrios (negro, blanco y azul marino) y estética formal, parecen más bien chaquetones que llevar a la oficina, de ahí que se ajuste a la perfección con una camisa blanca y corbata a juego, como en la imagen. Pero la estética no determina su función real. Fabricada en poliéster (exterior y forro aislante) y poliamida (interior), tiene cierre de doble cremallera, bolsillos laterales, cuello con gorro en su interior y varios bolsillos interiores pensados para llevar pequeños gadgets y una tarjeta forfait. A partir de 500 €.
Publicar un comentario