14 de marzo de 2011

Cordones flúor en un Richelieu

Septième Largeur es una de las zapaterías nicho más afamadas de París y ahora da el salto de la rue Saint Lazare a la madrileña calle Claudio Coello. Creados por el diseñador Marcos Fernández, el calzado parte de los clásicos masculinos, pero los actualiza con detalles entre los que destacan los cordones en colores flúor (verde lima, rosa fucsia, añil, morado... y así hasta una decena de posibilidades que el cliente puede escoger al comprar un par de zapatos). "Los consideramos una de nuestras señas de identidad, ya que son el complemento perfecto para las hormas que trabajamos", dice Alejandro Clemente, responsable de la expansión internacional de la marca.

Los modelos que tienen más éxito son los Richelieu de ante y los Patines, confeccionados en el mejor cuero. Al igual que con los cordones, el tintado de la piel es personalizable (en el caso de los Patines, puede encargarse incluso en dos tonalidades, y con todo el espectro de color a disposición del cliente). Los Richelieu, además, es posible forrarlos con cashmere para dar calor al pie. Los precios son razonables si se tiene en cuenta la calidad del producto y que han sido realizados artesanalmente. Los botines de ante cuestan 185 €; los mocasines, 160 €; y los zapatos de vestir de 265 a 290 €.

Con una superficie de 60 m2, el local madrileño abrió sus puertas hace tres semanas y es el primero de una expansión que llevará la firma a Amsterdam, Miami y São Paolo en los próximos meses. Pueden encontrarse todos los modelos de la talla 40 a la 46,5 (otras, consultar).
Publicar un comentario