14 de julio de 2011

¡Que llueva!



¿Es posible enamorarse de un paraguas? Según mi madre, por supuesto. Pocas personas conozco que tengan más paraguas que ella, y para vivir en una ciudad en la que los días de lluvia son escasos, tiene bastante mérito que más o menos termine usándolos todos a lo largo del invierno y la primavera. Gracias a Burberry, empiezo a entenderla un poquito, porque ha sido ver su colección de este complemento para el próximo otoño y caer rendido a sus pies. ¿Quién me regala el de color rojo?

Publicar un comentario