20 de septiembre de 2011

Elegancia nada informal

Aunque soy un amante de la buena sastrería masculina, la que sólo saben hacer manos expertas, artesanos de la elegancia, con las mejores telas, no tengo ni un sólo traje en mi armario. Sé por qué: trato de tener sólo prendas que vaya a ponerme, y no pongo nunca un traje, al tiempo que evito todo tipo de acto social que implique llevar uno. Así las cosas, lo que realmente me gusta es la ropa que algunos llamamos 'casual' y que su traducción 'informal' no me termina de convencer, ya que es bastante más formal y arreglada que lo que esa palabra implica. Me gustan los polos, poder incluir colores, escoger un buen complemento (porque no pega todo siempre) y, sobre todo, tener mil zapatos a escoger, aunque luego mi vagancia me haga decidirme siempre por los tres pares de siempre.

Es por ello que me ha encantado esta foto de mi amigo coreano Sehyung Lee (el tercero por la izquierda). No hay ni un solo conjunto en esa imagen que me disguste, y mira que ellos pueden llegar a ser bastante estrafalarios cuando se lo proponen. Creo que es un buen ejemplo de cómo se puede vestir 'casual' de muchas formas diferentes y sin perder en ningún momento una compostura juvenil pero formal, elegante en su justa medida, y, además, de forma cómoda.

Publicar un comentario