30 de noviembre de 2011

Estilo colonial en Tenerife

En 1945, las islas Canarias no eran aún un destino turístico de masas. Los pocos que se podían permitir unas vacaciones en España eran familias adineradas que, a su vez, demandaban unos servicios de lujo a la altura de su clase social. Francisco García Escámez e Iniesta, por entonces capitán general de la región, sabedor de que en Santa Cruz de Tenerife hacía falta un establecimiento que ofreciera dicho nivel de lujo, se puso como objetivo crear este espacio exclusivo. Nace así el proyecto del Hotel Mencey, que abre sus puertas en 1950 financiado con los impuestos especiales que el Mando Económico aplicaba a los productos importados que llegaban al puerto de Santa Cruz. Sus 303 habitaciones acogieron durante décadas a la familia real española, así como a personajes de la talla de Richard Burton, Sofía Loren o Elizabeth Taylor.

En manos de Iberostar desde 2009, cerró sus puertas durante los últimos 20 meses para acometer una ambiciosa reforma que devuelva la elegancia y la exclusividad de la que disfrutó en décadas pasadas. El principal cambio ha sido el número de habitaciones, que se ha reducido a 261 (se han eliminado las individuales). Esto ha permitido ampliar el número de suites a 52. En éstas se han recuperado algunos muebles antiguos, que han sido remozados, y se han añadido otras piezas que mantienen el estilo de los años 40 y 50, con aire colonial. Destaca la Suite Real, que conserva su estilo labrado tras 60 años alojando a importantes e influyentes personalidades. Con 165 m2, está decorada con exquisitos objetos antiguos que han sido restauradas para la estancia.

Otra de las novedades es el spa de 2.000 m2 que ofrece un circuito termal completo (terma, baño turco y flotarium, pediluvio, duchas especializadas, pileta fría, jacuzzi…), piscina exterior de natación, cabinas para tratamientos y dos pistas de pádel. Además, se ha duplicado la superficie de los jardines, que alcanzan ahora los 6.680 m2 de zonas verdes.

Su exterior y atrio central son los elementos que menos han cambiado, ya que mantienen el espíritu colonial típico de Canarias, con un soberbio trabajo artesanal en madera para ventanas y balconadas. Qué mejor marco para acoger el restaurante gourmet Los Menceyes, con una cocina basada en platos locales e internacionales y que cuenta con varios reservados. Un enclave que vuelve a colocar a Tenerife en el mapa del lujo.

29 de noviembre de 2011

El punto más feliz

Gostwyck es una localidad de Nueva Gales del Sur que no aparece en los mapas. Compuesta por media docena de granjas, este rincón australiano, a unos 400 km al norte de Sidney, es donde crecen las ovejas “más felices del mundo o, como también las llamamos, ovejas afortunadas”, dice Philip Attard, propietario de las tierras y que se ha propuesto lograr una lana merino de gran calidad mediante técnicas sostenibles que, además, conviertan la vida de estos animales en una experiencia digna de reyes.

Para ello, las 18.000 cabezas que componen el rebaño disfrutan de pastos en un ambiente prácticamente virgen. Pasan la mayor parte del tiempo al aire libre, alimentadas con diversas legumbres, hierba fresca y nutrientes.
Además, para hacer su vida más saludable, les imponen ‘tablas de ejercicio’ compuestas por paseos y han reducido la aplicación de agentes biológicos químicos. La única interacción humana es que se les aplica, dos veces al año, inyecciones de cuatro vitaminas, así como suplementos de selenio para fortalecer sus huesos. “Una persona sana es también alguien feliz. Lo mismo ocurre con estas ovejas”, explica convencido Attard.

La producción es escasa, de ahí que la lana merino que produce la granja sea muy codiciada. Su último destino ha sido la firma alemana Esprit, que ha creado una colección cápsula de edición limitada con cuatro prendas de punto femeninas que ya está a la venta. En concreto, se compone de un vestido azul hasta la rodilla con manga francesa (100 €), dos jerséis con cuellos chimenea (muy anchos) desestructurados (uno liso por 90 € y un segundo con greca, en la imagen principal, por 120 €) y un cárdigan muy fino (90 €). Bautizada con el mismo nombre que la granja, la colección Gostwyck Merino busca compatibilizar un armario de prendas básicas con los valores en la defensa del medio ambiente de la marca alemana. “No sé si lucirlas te convertirá en alguien afortunado. Ojalá fuera así, como mis ovejas”, concluye Attard divertido.

28 de noviembre de 2011

Juegos al cubo

Hace un par de décadas, cuando aún no habíamos sido 'invadidos' del todo por la revolución digital y electrónica, raro era el hogar que no contaba con una caja de Juegos Reunidos. Los más conocidos eran los de la firma valenciana Geyper, que fue la primera en comercializar este tipo de divertimento a finales de los años 50 del siglo pasado. Le siguieron otras muchas marcas, con diferentes calidades, pero ninguna como la que acaba de presentar la firma de moda Hackett. Eso sí, no se trata de una caja de juegos, sino un cubo cuyas seis caras se corresponden con otros tantos tableros. Sobre ellos, es posible jugar a clásicos como el ajedrez, las damas o el backgammon; así como al Trivial Pusuit, Cluedo o Scrabble, para los que se han rediseñado los tableros tradicionales.

En total, 25 juegos cuyas fichas, dados y demás piezas se guardan dentro del cubo (una de las caras es desmontable). Realizado en cuero y lona, con remates metálicos, sólo se han fabricado cuatro unidades. Están hechas a mano y son el resultado de 75 horas de trabajo de los artesanos marroquineros de la firma. Sólo se ha puesto a la venta en la boutique londinense de Sloan Street, durante la campaña de Navidad y bajo un precio aproximado de 10.500 €.

27 de noviembre de 2011

Nombrar las fuentes

Uno de los debates más interesantes en el mundo del Periodismo actual es cómo debemos considerar a las personas que, en vez de ejercer como periodistas tradicionales, lo hacen desde tribunas personales como un blog o una cuenta de Twitter o Facebook. ¿Son también periodistas o eso sólo se puede reservar a los licenciados y a los que ejercen como tales? ¿Un blog es un medio de comunicación, como sí lo es una web que basa su existencia en la publicidad y el aporte económico directo de sus lectores?

Por supuesto, sobran matices como para saber que la respuesta no puede ser ni 'Sí' ni 'No', sino un rotundo 'Depende'. Lo que sí es cierto es que estas bitácoras son cada vez más tenidas en cuenta como fuente de consulta. Eso sí, al igual que ocurre con la Wikipedia, hay que tomárselas con cautela. No creo que me olvide nunca de lo que le pasó al periodista que dio por buena una historia inventada por Mocho Mochez sobre una ópera. Como no la contrastó, metió la pata hasta el fondo.

Pero hay campos, como el de la moda, en el que esos blogs sirven también como referencia, como ideario, como recordatorio de detalles, de piezas de otras temporadas, de un trabajo exhaustivo que los amantes de 'lo fashion' realizan a diario. Si a nadie se le ocurriría plagiar un reportaje de otra revista y no nombrarlo (alguien con escrúpulos, claro), ¿por qué hay muchos que copian blogs? ¿No sería mucho más correcto nombrar al autor de ese blog como fuente? Y si no se quiere nombrar al blog como tal, sí al menos a su responsable, que es el que ha destinado tiempo, esfuerzo e incluso a veces dinero para hacerlo posible. Si se le ha copiado es porque se le considera un experto, ¿qué problema hay entonces para nombrarlo como tal en un artículo? Todos sabemos que un artículo queda mucho mejor cuantas más fuentes intervengan en él, ¿por qué no optar por una opción en la que todos ganan? El periodista, un texto rico, interesante y deontológicamente intachable. El bloguero, respeto y admiración por su trabajo, que además es publicitado y referenciado como notable.

Pero como en el mundo de la moda las cosas son aún más complicadas que en otros sectores, faltaba rizar el rizo. Lo habitual, según me cuentan personas que han sido vilmente copiadas tanto por revistas de grupos editoriales importantes como cabeceras de tres al cuarto, webs comerciales, otros blogs e incluso editoriales literarias; es que la persona copiada sufra una especie de mordaza que le impide quejarse. Si lo hace, recibe todo tipo de improperios, así como, independientemente de que se aporten pruebas, una negativa de los demás a aceptar lo evidente. ¿No es este tipo de fanatismo hasta peligroso? Si, por poner un ejemplo, Smoda 'se inspira' vilmente en tres entradas de una bloguera para escribir un artículo. ¿No estaría la chica en su derecho de denunciarlo? Se ve que, tal como están las cosas, no; que o ajo y agua, o que se alegre de que "se fijan en su trabajo, lo cual es un honor". Pues menuda mierda.

Al César, lo que es del César. Y al bloguero, su mención como experto, que para eso lo es hasta el punto de que usamos lo que escribe para enriquecer nuestros textos. Otra cosa es engañarse. Y no hay más ciego que el que no quiere ver.

25 de noviembre de 2011

Cristal de Vuitton

Una de las industrias que gozó de mayor tradición en Lorena (Francia) fue la cristalería, concretamente las piezas que se soplaban en Meisenthal, donde crearon una importante factoría en 1704. Fue allí donde nació el Art Nouveau en vidrio, gracias a las producciones de Emile Gallé entre 1867 y 1894. La crisis industrial europea llevó el sector a la ruina, hasta el extremo de que la fábrica tuvo que cerrar sus puertas en 1969. Hoy sus paredes acogen el Centro Internacional del Arte Cristalero, que pretende recuperar la tradición de esta industria, servir de museo y archivo de piezas emblemáticas de las firmas que se asentaron en la zona y ayudar a los jovenes artistas franceses.

En sus talleres es donde se han creado estas bolas de gran tamaño (16 centímetros de diámetro) con las que Louis Vuitton nos invita a decorar el árbol de Navidad. Realizadas en un cristal muy fino, con la greca del Monogram rodeándolo, están disponibles en dos colores: dorado y marrón chocolate; y se vende dentro de un pequeño baúl realizado artesanalmente sólo para esta pieza. El precio asciende a los 2.840 €.

22 de noviembre de 2011

Un blanco de Rioja con alma nocturna

El Cosme Palacio 1894 ha sido clasificado por el gurú Robert Parker como el mejor blanco de Rioja por segundo año consecutivo (92 puntos). La última añada, la de 2007, se ha puesto a la venta en una edición limitada a 3.671 botellas. En su interior, una mezcla de uva Viura y Malvasía que fermenta en barrica y que se vendimia por la noche para asegurar su recepción a temperaturas moderadas. Presenta matices frutales y florales con un ligero toque de maderas finas y final largo y goloso. Con un precio de 45 €, se puede encontrar en Lavinia y en el Club del Gourmet de El Corte Inglés,

21 de noviembre de 2011

Under Armour

Kevin Plank, el gurú del entrenamiento

A mediados de los años 90, un estudiante de Maryland alternaba su carrera de Administración y Dirección de Empresas con la liga universitaria de fútbol americano. Capitán del equipo y emprendedor nato, sacó tiempo, además de para los exámenes y los entrenamientos, para crear un negocio de venta de rosas durante el Día de San Valentín que llegó a mover 17.000 dólares (unos 12.300 €). Tenía iniciativa por naturaleza, de ahí que no extrañó que se marcara como meta profesional obtener un tejido que permitiera hacer deporte sin que la camiseta acabara empapada de sudor.

Tras desechar siete prototipos, y con el sótano de la casa de su abuela como base, logró su objetivo, el mismo que le ha permitido superar hoy, 15 años después, los 1.400 millones (estimación para este 2011) de facturación con su firma Under Armour ('bajo la armadura'). Sin duda, Kevin Plank (Kensington, 13 de agosto de 1972) es un ganador nato. "Cuando comencé con esta aventura, tenía el presentimiento de que podría crear algo grande. Más que hombre de negocios, era un emprendedor que creía firmemente en mi proyecto y, a pesar de que mucha gente me decía que éste era inviable, ni un solo día me levanté dudando de que lo lograría. Eso sí, he aprendido que hay que ir paso a paso", dice el empresario.

Hoy sigue siendo su mayor crítico y no duda en probar los productos que lanza. "Continúo entrenando con las mismas ganas que el primer día. El deporte debe formar parte de la cultura de cada uno de nosotros", afirma. "Nuestra principal meta es la innovación. Under Armour no sería lo que es si no innovara continuamente. No todo está inventado. Seguiremos tratando de sorprender con nuestras tecnologías y productos y no concebimos la existencia de límites", afirma rotundo.

De su primera camiseta de 1996, que hacía énfasis en la tecnología, ha ido ampliando su colección con todo tipo de prendas deportivas (polos, cortavientos, chaquetones...), así como zapatillas de deporte, moda urbana y complementos (gorras, bolsas de deporte...). Siempre fiel a su filosofía de ir paso a paso, tardó más de una década en incluir, por ejemplo, productos para jugar al baloncesto. La idea era afianzarse primero y aventurarse en otro segmento del mercado después. "En el mundo de los negocios, el número 1 es el que más vende, pero también el que más y mejor crece", afirma el norteamericano, que para este 2011 espera una subida de las ventas del 36%. "Lo que no está nada mal si tenemos en cuenta el momento de crisis". Todo ello con un ojo puesto en la mejora tecnológica y otro en sus competidores. Es inevitable no fijarse en Nike. "Mi intención es que si Adidas fue un referente para nuestros padres y Nike para los jóvenes, Under Armour lo sea para los que ahora practican deporte en la escuela; que cuando crezcan sientan la firma como propia".

Filosofía. Esto les ha llevado por caminos diferentes al gigante de Oregón. En lugar de campañas de publicidad y fichajes de estrellas, ellos prefieren dirigirse a la gente de la calle, a los que practican deporte independientemente de las inclemencias de la meteorología o del tiempo que marquen en sus entrenamientos. Han llegado a acuerdos con equipos como la selección galesa de rugby, el Tottenham Hotspur de la Premiere League o jugadores de la NBA, que prueban sus prototipos. "Nuestra misión es hacer mejor al deportista. Dime qué quieres ser en el mundo del deporte y te ayudaremos a lograrlo. Esa es nuestra filosofía y debemos mantenerla. Respetamos el camino que siguen otras marcas, pero no es nuestra intención copiar estrategias, porque eso supondría invertir unos recursos que, por la corta historia de Under Armour, no nos podemos permitir. Lo que tenemos que hacer es ser más listos que ellos, que cada dólar gastado parezca que son tres", asegura.

El futuro de la marca pasa por su expansión internacional. La agenda de Plank ha llevado al empresario a levantarse por la mañana en Londres, almorzar en Zurich y presentar sus últimos modelos en Madrid, antes de cenar, como ocurrió el día de esta entrevista. Apenas llevan cinco años en Europa y en Japón, donde factura 150 millones de euros anuales, no entró hasta 1999. En ese periodo han abierto tienda en Seúl, Shanghai y Madrid. En nuestro país (con un outlet y presente en 22 centros de El Corte Inglés) alcanzará este 2011 los 5 millones en ventas, un 25% más que el año pasado. Suelas de zapatillas como la MicroG, más fina y que mejora la recuperación, o fibras textiles como la Heatgear Touch: ajustada, ligera y cómoda; son algunas de las razones de su éxito.

18 de noviembre de 2011

Un 'cottage' en los Andes

En una colina a tres horas de Quito se encuentra el hotel Le Mirage. Enclavado en los Andes ecuatorianos, este establecimiento toma como referencia las casas alpinas y los cottages escoceses (la región se conoce como ‘las Highlands de los Andes’). Se compone de 18 suites que cuentan con su pequeño salón y su chimenea, así como con una decoración rica en maderas y colores pasteles. Todo está pensado para facilitar al huésped la máxima tranquilidad y descanso: camas amplias, butacas...

También ofrece relax en su spa (con piscina cubierta, baños de barro, solarium...), sus dos restaurantes de cocina internacional (a la carta, 45 €/persona) y en su gran jardín tropical, rico en colibríes y una vegetación exuberante que diferencia a este palacete de los que hay en el Viejo Continente. Es el único establecimiento de Ecuador que pertenece a Relais & Chateaux.

14 de noviembre de 2011

Siéntese en unos cimientos

Stefan Zwicky es un arquitecto y diseñador industrial suizo especializado en sillas. Suyo es este modelo fabricado con hormigón armado a la vista y varas de hierro; es decir, los mismos materiales que se usan para levantar los cimientos y la estructura principal de un edificio. El nombre con el que ha sido bautizado, ‘Grand confort, Sans confor, Dommage a Corbu’, juega con la dureza de la pieza, que difícilmente podría ser considerada como ‘muy confortable’, y hace un guiño a Le Corbusier. De hecho, se trata de una copia del sillón LC2 del maestro de la Bauhaus (cambia el hormigón por cuero). El precio está disponible bajo pedido, pero la galería neoyorquina Demisch Danant ha vendido uno de estos sillones por un precio superior a los 29.000 € (serie limitada a 35 unidades).

11 de noviembre de 2011

Cromos para nostálgicos

Louis Vuitton propone un regalo muy especial para los amantes de los viajes clásicos: una caja que guarda treinta etiquetas históricas de hotel, con los logotipos y emblemas de los establecimientos más emblemáticos de la primera mitad del siglo XX. Así, no faltan el Plaza Athénée de París, el Inglaterra de La Habana o el Astor House de Shanghai. Realizadas en cartón fino, pueden hacer las veces de postal y usarse para dar un toque 'vintage' a una maleta. La caja cuesta 60 €.

9 de noviembre de 2011

Pico y pala en París

Las tres cuartas partes de París han sido destruidas al menos una vez desde la Edad Media hasta la actualidad. La cifra es, cuanto menos, apabullante. La recoge el arquitecto e historiador Pierre Pinon en su libro 'Paris Détruit. Du vandalisme architectural aux grandes opérations d'urbanisme' (París destruido. Del vandalismo arquitectural a las grandes operaciones urbanísticas), que repasa el patrimonio perdido por la capital gala en esos siglos, con especial atención a los últimos cien años.

Resulta inquietante comprobar cómo se han cebado con esa ciudad maravillosa. Pero aún más el hecho de que, a pesar de todo, París siga siendo bella e imponente, a pesar de las guerras, los siglos, las políticas equivocadas... He tenido la suerte de conocer otras ciudades que también han sido varias veces destruidas y no siempre se han recuperado con el buen gusto y respeto por el pasado que se ve en buena parte de la capital francesa (en Armenia saben de qué hablo). De hecho, si no fuera porque está documentada, esa cifra me resultaría exagerada y fuera de lugar.

El libro sólo se ha editado, por ahora, en francés y es posible comprarlo en tiendas de Internet. De un vistazo, será posible comprobar cómo los milagros, en este caso encarnados en levantar una ciudad una y otra vez, existen.

Gracias a Diego por descubrirme este libro en su blog.

8 de noviembre de 2011

Refugio en St. Moritz

Las cinco plantas del hotel Nira Alpina han sido dispuestas en terraza para que los huéspedes de sus 63 habitaciones (10 de ellas, suites) puedan disfrutar de las mejores vistas. Situado a cinco kilómetros de St. Moritz, este establecimiento acaba de abrir sus puertas y es la última incorporación a la cadena Design Hotels. Es posible ascender hasta la cota de 3.300 m desde un telecabina cercano al hotel y disfrutar de los 12 km de pistas negras de la estación, si está todo nevado, o recorrer parte de los 500 km de caminos para excursiones en bici o a pie que rodean el valle.

Todas las habitaciones han sido decoradas con un estilo rústico, con presencia de piezas de madera, así como butacas de piel en marrón chocolate, camas XXL y un aparato para el iPod. La última planta es un restaurante panorámico y el hotel, además de un spa completo, dispone de su propio horno pastelero. Desde 180 €/noche.

7 de noviembre de 2011

Caviar rosa para el baño

Viktor & Rolf son los responsables de lo que se han llamado "sales de baño de alta costura". En concreto, se trata de pequeñas bolas, a modo de caviar rosado, que guardan en su interior la esencia de la colonia Flowerbomb (con un corazón floral, toques de jazmín, orquídeas, rosas y pachuli). Pertenecen a la línea Bath Decadence y, al verterlas en el agua, transforman el agua del baño aportando una textura sedosa. Sólo está disponible en algunos centros de El Corte Inglés y el frasco de 137 gramos cuesta 95 €.

5 de noviembre de 2011

Una suite en el jardín

Si tiene una parcela, ya puede disponer en ella de una suite de lujo. Ni siquiera hace falta que ese terreno sea llano; Rusticae y su equipo se encargarán de que todo encaje evitando pendientes. Crearán unos particulares ambientes de lujo prefabricados que pueden ser la solución perfecta a aquellos hoteles que quieran ampliarse sin excesivo coste, o bien crear nuevos espacios turísticos. Creados bajo demanda, el montaje se realiza en apenas dos días, por lo que la obra no molestará mucho a los huéspedes; y el diseño interior y exterior se personaliza a gusto del cliente. Eso sí, puede hacerlo con las sugerencias, si lo desea, de Tomás Alía, que es quien firma el proyecto. El interiorista apuesta por lo sostenible (ahorra agua y reduce la emisión de CO2 mediante energías renovables) y ha elegido materiales reciclados como redes de pescadores y botellas de plástico. Con un precio aproximado de 1.200 €/m2, el espacio puede ser también reconvertido en otro tipo de estancias, incluso como vivienda (admite apilar bloques) o para albergar un pequeño negocio.

4 de noviembre de 2011

El aroma privado de los D'Ornano

Durante años, los hombres de la familia D'Ornano encargaban a un maestro perfumista de la Costa Azul francesa la realización de una fragancia única y exclusiva para su uso privado. El pedido llegaba a París en grandes frascos de aluminio y contenía en su interior una mezcla de limón, bergamota, lirio, jazmín... una alquimia fresca que era la fragancia de cabecera de Hubert d'Ornano, fundador y presidente de Sisley, y de su hijo Philippe, director general y de Desarrollo Internacional. Fue éste último el responsable de que ese aroma tan especial traspasara el ámbito privado.

Para ello, partieron del mito clásico de Ícaro. El personaje alado prestó su nombre y los perfumistas de la casa se encargaron de enriquecer la fórmula original con semillas de zanahoria, té naranja, sándalo y, sobre todo, lentisco. En esencia y absoluto, este arbusto mediterráneo es la columna vertebral de un aroma con el que Sisley se estrena en el universo de la perfumería masculina.

De este modo, la firma francesa confirma su apuesta por conquistar al hombre. Hace un año presentaba Sisleÿum, un tratamiento antiedad y balsámico que, por primera vez, diferenciaba entre piel seca y normal en el ámbito masculino. Ahora, hace lo propio con el perfume. "Teníamos muchos clientes masculinos que usaban los tratamientos de Sisley y que nos pedían productos específicos para el hombre. Con estos dos productos no sólo respondemos a esa demanda, sino que los simplificamos para que su uso se ciña a una única crema y un sólo gesto", explica Philippe d’Ornano, que confía en que estas dos referencias sean también la puerta de entrada de nuevos clientes masculinos a sus líneas de tratamiento específico: antiojeras, solares... "No queremos vender una idea de márketing, sino una calidad real demostrable, que estén seguros de que van a conseguir resultados con nuestras cremas", explica. Su herencia familiar no le permitiría ir en otra dirección. Nieto del fundador de Lancôme e hijo del creador de Orlane y Sisley, sabe que lo único que cuenta son los resultados.