25 de noviembre de 2011

Cristal de Vuitton

Una de las industrias que gozó de mayor tradición en Lorena (Francia) fue la cristalería, concretamente las piezas que se soplaban en Meisenthal, donde crearon una importante factoría en 1704. Fue allí donde nació el Art Nouveau en vidrio, gracias a las producciones de Emile Gallé entre 1867 y 1894. La crisis industrial europea llevó el sector a la ruina, hasta el extremo de que la fábrica tuvo que cerrar sus puertas en 1969. Hoy sus paredes acogen el Centro Internacional del Arte Cristalero, que pretende recuperar la tradición de esta industria, servir de museo y archivo de piezas emblemáticas de las firmas que se asentaron en la zona y ayudar a los jovenes artistas franceses.

En sus talleres es donde se han creado estas bolas de gran tamaño (16 centímetros de diámetro) con las que Louis Vuitton nos invita a decorar el árbol de Navidad. Realizadas en un cristal muy fino, con la greca del Monogram rodeándolo, están disponibles en dos colores: dorado y marrón chocolate; y se vende dentro de un pequeño baúl realizado artesanalmente sólo para esta pieza. El precio asciende a los 2.840 €.
Publicar un comentario