5 de diciembre de 2011

Jimmy Choo se pasa a lo masculino

Este otoño será recordado en Jimmy Choo como uno de los más convulsos de su historia. Por un lado, han presentado sus primeras propuestas para hombre, uno de los anhelos de su fundadora y directora creativa, Tamara Mellon. Por otro, la propia diseñadora lanzaba hace dos semanas, mientras terminaban los preparativos en las tiendas de la campaña de Navidad, una bomba: dejaba la firma tras 15 años siendo la directora creativa. Pero no se marcha sola. Su mano derecha y actual consejero delegado, Joshua Schulman también abandona el barco, aunque seguirá en su puesto hasta el próximo mes de enero. Todo ello apenas cinco meses después de que la marca fuera adquirida por el grupo suizo Labelux (propietario de Bally, Belstaff...) por 640 millones de euros y de que la diseñadora británica dejara abierta la puerta a la posibilidad de crear su propia firma.

Para ambos, el mejor broche final que se le podía poner a sus respectivas etapas en Jimmy Choo ha sido la puesta en marcha de la colección de calzado masculino, un proyecto anhelado casi desde los comienzos de la marca. "La idea de Tamara fue siempre crear una firma global de lujo, por lo que lanzar una línea sólo para hombres era casi una obligación”, dice Schulman. “En ellos tratamos de unir el estilo británico y el lujo tradicional de la marroquinería italiana. Que prime calidad y distinción”, le secunda Tamara Mellon, en una entrevista que concedieron ambos a Fuera de Serie pocas semanas antes de anunciar su dimisión en la firma.

A la hora de crear la colección, Mellon tomó como referencia el estilo de los playboys del distrito londinense de Mayfair en los años 60, un dandi moderno que introducía detalles exóticos, de ahí que no le temblara la mano al usar estampados hindúes o imitación de piel de leopardo y cebra en algunos de sus mocasines Derby. "No pretendía crear unos diseños que se alejaran de lo que han sido nuestros icónicos tacones, de ahí que se repitan materiales como el cocodrilo, el ante o el cuero brillante; y que pudieran lucirse en el trabajo, para ir de tiendas, en una comida o de fiesta en el club", prosigue la británica. La única diferencia es la distribución. No es deseo de la marca crear tiendas exclusivas para el hombre. "Decidimos comenzar estando presentes de forma limitada, en pocos puntos de venta y en la tienda online. Nosotros no compramos del mismo modo que una mujer, de ahí que haya que definir un canal diferente", afirma Schulman.

Eclécticos. Realizados completamente en Italia, la colección se podría dividir en tres grupos de calzado. Por un lado, los modelos clásicos. Por otro, las botas y las deportivas.

Con un rango de precio entre los 450 y los 900 €, el primer grupo parte de diseños como el tradicional zapato Oxford o el Derby, con dos o cuatro ojales para los cordones y en materiales como el ante, el cuero de piel de becerro o el cocodrilo. En ellos, Mellon ha jugado con los colores, desde amarillos mostaza al morado, pasando por diferentes tonos de marrón y el omnipresente negro; así como con los detalles, incluyendo hebillas, solapas anchas sobre el empeine e incluso piezas metálicas inspiradas en joyas masculinas de los años 70. "Tratamos de conseguir un hombre que exude confianza en sí mismo y estilo, independientemente de que sea un artista bohemio o un economista de la City, pero siempre con ganas de diferenciarse", asegura la directora creativa. "Para mí, el hombre Jimmy Choo es una persona que sabe de moda y que entiende la importancia de la calidad y de que el acabado de cada pieza debe ser perfecto. Pone atención a los detalles y los accesorios que usa son importantes para él porque le distinguen del resto", continúa con firmeza.

En lo que respecta a las botas, el diseño es meramente militar, con doble hebilla (una a la altura del talón y otra en la caña) y disponibles en terciopelo, en cuero envejecido y en piel brillante (bautizadas con el nombre de York, todas cuestan 825 €). Tampoco abunda el color en las deportivas. A excepción de unas sneakers clásicas en tonos mostaza, son básicamente negras, blancas o grises, aunque algunos modelos incluyen detalles amarillos en los ribetes del interior, la suela o la solapa (de 450 a 525 €).

La colección que llegue durante el otoño de 2012 a las tiendas ya no contará con la firma de Mellon. Simon Holloway y Sandra Choi (ésta última, escudera de la británica desde 1996) han sido designados como sus sucesores. Dentro de unos meses, cuando sea presentada en Milán, se podrá ver si el hombre Jimmy Choo se marcha o no de Mayfair.
Publicar un comentario