31 de diciembre de 2012

Duerma la siesta en un Vuitton


La feria de interiorismo Design Miami 2012, celebrada en la ciudad norteamericana este diciembre, fue el lugar elegido por Louis Vuitton para presentar su colección Object Nomades, una serie de piezas creadas por 11 diseñadores y estudios a los que se les pidió objetos relacionados con la experiencia del viaje. Así, Patricia Urquiola ideó una silla que se convierte en capazo, o los hermanos Campana un baúl que se cuelga convirtiéndose en estantería (edición limitada a 12 unidades).

Uno de los objetos que más llamó la atención es la hamaca de la imagen. Es obra del estudio Atelier Oï, con sede en La Neuveville (Suiza). Sus creadores han querido reinventar esta pieza pensando en una “relajación sofisticada”. Para ello, han confeccionado un cuerpo trenzado de cuero color naranja (rojo en el anverso), al que se le añade una pequeña almohada y las tiras para colgarlo. Se vende bajo pedido, por un precio de 22.000 €.

27 de diciembre de 2012

El nuevo icono del estilo masculino

Quedaban pocas semanas para que La Maestranza acogiera el que luego sería el primer gran triunfo de José María Manzanares (Alicante, 3 de enero de 1982) en el coso sevillano. Acababa de comenzar la primavera de 2006 y el torero recibió a Fuera de Serie en la finca que la familia posee en Trujillo (Cáceres). Respondió a nuestras preguntas con el brillo en los ojos del que ansía el reconocimiento en un arte tan difícil como el de Cúchares.

Hoy, casi siete años después, ya no tenemos delante al joven de entonces. En este periodo, no sólo se ha consagrado como una de las figuras del toreo, sino también como un hombre maduro y sosegado que está a punto de ser padre por segunda vez (será en primavera). Además, ya no se ruboriza ante la cámara, sino que posa como un profesional ante fotógrafos de la talla de Bruce Weber, Peter Lindbergh o el peruano Mario Testino.

Sólo en un punto no ha ido a mejor: el golf. Su hándicap sigue siendo el mismo: 11, y Pepín Liria, el compañero a batir en el green (tiene un 4,3 de hándicap). "He tenido muchas lesiones en la mano que me han apartado del golf casi tres años. Sigue siendo de los deportes que más me gustan, pero practicarlo bien necesita tiempo y no lo tengo. Estoy muy centrado en el toreo y mi perfeccionismo me impide jugar 18 hoyos si sé que no voy a rendir al máximo", explica.

El alicantino pertenece a una generación de matadores que lucha contra los tópicos y que apuesta por su modernización. "El toreo debe evolucionar, sin perder su esencia y sus valores, pero sin renunciar a los nuevos tiempos. No ha sabido transmitir que este mundo no es sólo lo que ocurre en la plaza, sino también la cultura del esfuerzo, del sacrificio, de superación... Una vida muy pura en sentimientos que no ha llegado al gran público".

Esfuerzo. Asimismo, da la razón a expertos como el periodista y crítico José Luis Benlloch, que denuncia “el consumismo insaciable que tritura toreros en busca de una regularidad utópica en el toreo”. Para Manzanares, "hay compañeros que se fijan demasiado en las estadísticas. Yo no me preocupo de quién corta más orejas o torea en más plazas. Me exijo mucho, pero puedo acabar satisfecho de una corrida que otros consideren mediocre o en la que no me otorguen ningún trofeo. Cuando el artista se preocupa más de contentar que de estar a gusto con su trabajo, se equivoca, porque se pierde la conexión con el público que sólo se consigue siendo sincero en todo lo que haces", continúa. "Intento olvidarme de todo y que la motivación llegue desde el interior". Para ello, su receta es, sobre todo, la música de Alejandro Sanz, que le evade, así como algunos temas de flamenco, al que le aficionó su padre, también torero y del que tomó su nombre artístico.

Tras 12 operaciones en la mano izquierda y una rotura de ligamentos en la derecha, los días de frío son especialmente duros. "Las tengo muy sensibles y me molesta bastante, pero uno aprende a superar las cosas y admitirlas según vienen. Si me quedo pensando en cómo las tenía antes, no consigo otra cosa que anclarme a un poso amargo que no me beneficia para nada". Es el optimismo de un valiente que reconoce que ha sido su paternidad lo único que le ha hecho plantearse el toreo desde un punto de vista diferente. "Cuando fui padre, aunque me sentía pleno, radiante de felicidad en la plaza, no podía evitar la preocupación de que me pasara algo y esto tuviera consecuencias para mi hijo. Era un pensamiento que no me permitía mostrarme con libertad en el ruedo y me coartaba. Tuve que ordenar mis ideas y afrontar las cosas desde la felicidad", explica con brillo en los ojos. No es cursilería, José Mari no sabe hablar de su hijo sin sonreír. "Antes de dormir, no paro de jugar con él. Está empezando a gatear y tiene papitis, le encanta estar conmigo. Es el primer nieto de la familia y estamos todos embobados".

Estilo. Su presencia en las revistas de moda más importantes empieza a ser habitual. Hace algunas semanas era Vogue, junto a Kate Moss, anteriormente Vanity Fair, VMan... "Soy muy selectivo a la hora de hacer este tipo de colaboraciones y me gusta que el mundo del toreo esté presente de algún modo. En la que hice con Testino y Kate Moss para Vogue, por ejemplo, les pude explicar el toreo desde un punto de vista diferente".

A pesar de su relación con el mundo de la moda, el torero no se muestra interesado en las últimas tendencias. Se siente muy cómodo vistiendo prendas básicas y atemporales. "Soy de camisa y jersey, llevar un estilo clásico pero sin renunciar también a un toque moderno. Cuando voy a comprar ropa, me fijo más en la comodidad que en la estética", explica.

A la hora de elegir un traje, le gustan los de patrón ceñido, una reminiscencia del traje de luces. "Siempre que me compro uno, me gusta retocarlo. No son a medida, sino de prêt-à-porter, pero tengo la manía de darle un toque personal y le pido a mi sastre algunos arreglos para rematarlo", cuenta.

No es el patronaje en lo único que es tajante. Tampoco permite que escojan su ropa por él. "Sólo si tengo dudas entre varias opciones, es cuando pregunto". Y entre sus fetiches se encuentran los trajes azul marino y las corbatas. "Prefiero que tengan un toque de color, que ayuden a quitarle seriedad al traje sin necesidad de ser llamativas". Así, no es extrañar que no le guste que le compren ropa. "Y tampoco que me hagan la maleta. Uno de mis pasatiempos entre corrida y corrida es ordenar la habitación, me ayuda a estar concentrado, pero sin necesidad de pensar en lo que viene".

En su lucha por acercar el toreo a las nuevas generaciones, el alicantino ha sido pionero en el uso de las redes sociales. Desde su móvil tuitea para más de 83.000 personas que siguen su cuenta: @JMManzanares. Además, en su web se informa no sólo de sus corridas, sino también de su día a día gracias a un blog. "Me encantan las nuevas tecnologías. Soy un adicto a probar gadgets y creo que estas herramientas pueden ayudarnos mucho". Las redes sociales son su secreto para hacer del toreo un arte del siglo XXI.


19 de diciembre de 2012

Juego de juegos



¿Quién no recuerda haber jugado en su infancia con la famosa caja de Juegos Reunidos de Geyper? La firma de ginebra escocesa Hendrick's lo recupera como propuesta de regalo navideño: una caja de madera a la que ha bautizado como 'A Most Unusual Game of Games' y con la que es posible divertirse con clásicos como la escalera, los barquitos, la oca o el parchís. En total, siete posibilidades a las que retar a la familia o a los amigos en alguna de las muchas cenas que celebraremos durante las fiestas.

Además de los juegos, la caja esconde una baraja de naipes, un tapete y unos dados; así como una botella de Hendrick’s de 70 cl para celebrar la victoria ante el contrincante. Fabricada en edición limitada, puede adquirirse por 600 € (más gastos de envío).


12 de diciembre de 2012

Un paseo invernal por Australia



Estos días he descubierto la firma australiana Rodd & Gunn. Se trata de una marca de moda masculina de Nueva Zelanda cuya colección de invierno 2013 debo reconocer que me ha encantado. No sólo ha sabido presentarla en una gran campaña, con fotografías muy bonitas, sino además hace un tratamiento de las prendas muy interesante. Conjuntos en colores grises y marrones, con un toque azul al que seguro que más de uno se apunta.



Sin ser un alarde de originalidad, ni inventar la rueda, consigue crear piezas muy originales. No tienes la sensación de haberlo visto antes, a pesar de que sean jerséis de punto, chalecos de plumas o abrigos de espiga. Sin duda, una más que interesante opción para llenar el armario sin sentir el miedo a ir demasiado extravagante o no acertar. Basicos bonitos y de precio, en una gama media, con camisas por 100 € y chaquetas a partir de 300 al cambio. Merece la pena echarle un vistazo a sus ofertas de Navidad y encargar algún regalo.



7 de diciembre de 2012

La firma del murciélago



Batman, el personaje de cómic nacido en 1939, es el protagonista de la última edición limitada de Montegrappa. Precisamente serán tantas unidades como su año de creación las que se pondrán a la venta de la pluma de la imagen (cuesta 2.300 €; y habrá otras tantas de la estilográfica por 1.850 €). En ella destacan los murciélagos con el símbolo del héroe, que aparecen por toda la pieza, aunque más especialmente en el plumín (que se ha fabricado con oro blanco de 18 quilates) y en el capuchón, en un tono negro brillante sobre un fondo satinado.

De las plumas, 500 se han reservado para venderlas formando parte de un set que incluye, además del objeto de escritura, unos gemelos a juego y un reloj. El juego completo de piezas, a partir de 3.500 €.

28 de noviembre de 2012

El baile de Navidad

Dior celebra la Navidad con una colección de maquillaje de edición limitada, sus mejores fragancias y una paleta de color que invita a un baile palaciego. Llama la atención una paleta que mita a los carnés de baile del siglo XVIII y XIX, en la que las damas apuntaban el orden de los caballeros con los que debían bailar cada pieza, así como los nuevos frascos de lacas de uñas o barras de labios.

El vídeo que ha creado para presentarla no tiene desperdicio. Belleza y elegancia con el dorado como protagonista. Un carrusel de luz, color y música que hipnotiza y envuelve. Hacía mucho que no veía un spot tan acertado ni que 'pegara' tanto a una firma de lujo. Si una firma quiere posicionarse como marca de lujo, está obligada a envolver sus campañas con producciones como ésta:

12 de noviembre de 2012

Club para sibaritas

Tutto Uomo, una pequeña sastrería masculina que cerró hace meses en la calle Fuencarral de Madrid, puede ser el germen de una exclusiva red internacional de clubes. Esto siempre y cuando se cumplan los objetivos que el empresario Adolfo Álvaro (Burgos, 20 de abril de 1976), junto a otros tres socios, se ha propuesto para su última aventura: el Luxury Purple Club, que acaba de abrir sus puertas en la capital.

Ganas de triunfar y un proyecto serio no le faltan. "Durante años he recopilado ideas dando forma a cada detalle: los muebles, la recepción, los servicios, la atención personalizada...", explica Adolfo con el optimismo propio del que sabe lo que se hace. Propietario de la antigua boutique, creó con sus principales clientes un pequeño club en 2009. Tres años después, estrenaba sede en un flamante piso situado en la última planta de un edificio señorial frente a El Retiro, con 850 socios registrados gracias a un boca a boca que no deja de crecer. "La idea es que las instalaciones sean aprovechadas por un máximo de tres socios por jornada, acompañados por amigos, colegas o clientes hasta alcanzar las 25 personas en total. No queremos que se masifique el espacio, de ahí que actualmente haya una espera de entre 15 y 20 días de antelación para que se puedan reservar zonas concretas como la terraza o el salón multimedia", prosigue.

Pensado para que el socio se relaje, no hay ni un rincón del club que no se haya estudiado con detenimiento. Además de una amplia recepción, el inmueble cuenta con un gran salón principal que ejerce de núcleo de todas las actividades. Allí se encuentran cómodos y mullidos sofás junto a pequeños placeres como un carrito cargado con whiskies de categoría premium (algunas etiquetas no se venden en España), además de ron, vodka, brandy...; y una cava en la que, gracias a un concierto con Altadis, está siempre surtida de los mejores habanos del mercado español, especialmente los Behike. Puros y destilados están a disposición del socio y sus invitados durante su estancia. También es posible contar con una cava de vinos, de cuya reposición se encarga Lavinia. En este caso, si el socio organiza una cena o, simplemente, quiere degustar alguna etiqueta con sus invitados, sí debería abonar el precio de la botella. El objetivo es que siempre haya 100 referencias como mínimo.

A medida. Junto al salón, separados por una puerta corredera, se encuentran una segunda sala de estar, más pequeña, y una zona dedicada a la moda artesana. Es el lugar de trabajo del sastre Juan Carlos Antona (Madrid, 1 de marzo de 1969), que se encarga de recibir a los socios interesados en confeccionarse un traje, comprar complementos, pedir un servicio de estilismo o personal shopper... "Trabajamos con firmas como Corneliani, Loro Piana, Ermenegildo Zegna... con hasta 7.500 tejidos diferentes donde elegir", explica Antona, que a su vez es también uno de los socios del club.

Prácticamente todo está a la venta. Desde los cuadros y esculturas que decoran las paredes (actualmente, se exponen obras del español Jorge Palacios) a los conjuntos de moda que muestran las últimas tendencias. Además, hay expositores fruto de acuerdos con firmas de renombre como Chopard. "Los socios pueden venir y probarse los relojes o los gemelos con calma, todo dentro de la misma experiencia de descanso y bienestar que les ofrecemos en todo momento", explica Adolfo Álvaro. Si luego se decide a adquirir alguno, tendrá un ventajoso descuento respecto al precio oficial en la boutique.

Cuotas. Todos los miembros cuentan con un servicio muy especial: un Mercedes Clase S les recoge donde sea necesario para que se desplacen al club y luego les vuelve a llevar donde gusten. "Es una medida que aprovechan muchos socios extranjeros que hacen escala en Madrid y, mientras preparan su avión privado, prefieren hacer la espera cómodamente en el club, en vez de en el aeropuerto de Torrejón", sigue el propietario.

Sin embargo, hay cuatro categorías diferentes de ser asociado del Luxury Purple Club. Por un lado, el Clásico, que paga 800 € al año y que disfruta de un 20% de descuento en sastrería y acceso a las instalaciones. Después, el Corporate, pensado sobre todo para compañías. Se pagan 1.000 € mensuales e incluye un 25% de descuento en compras, 3.000 € en vestuario y aprovechar cinco veces al año el espacio para eventos corporativos.

El tercer tipo es el socio Gold, que paga 25.000 € anuales; y el cuarto, el Platinum, que abona 50.000 €. Estos tienen acceso a todos los eventos del club, así como a los de otros países con los que se tiene convenio. Además, disfrutan de un 45% de descuento en compras (35% en caso de los Gold), 15.000 € en vestuario (7.500 € los segundos) y reservar hasta 10 veces al año todo el club, tanto para eventos privados como de trabajo (los Gold, sólo en cinco ocasiones); así como solicitar la mediación del club para entablar contactos empresariales con otros miembros.

Acceso al club. Para formar parte hay que solicitar la entrada a alguno de los propietarios o a través de un socio. Un Comité de Admisión de cinco personas decidirá, tras conocer al candidato y sus credenciales, si es apto o no. “Nos interesa, sobre todo, qué puede aportar el candidato al club y al resto de asociados”, explica.

El de Madrid es el primero de una red de clubes unidos bajo el color púrpura. “Estamos cerrando la apertura de una sede en Nueva York, donde nos gustaría abrir el año que viene. Allí acudirían tanto los actuales de España como los que tenemos en Estados Unidos y otros países”, explica Adolfo Álvaro. "Después, nuestros planes de expansión consisten en abrir un tercer club en Shanghai, así como en Doha y São Paulo, aunque estos últimos a más largo plazo". Además, han firmado acuerdos con otros clubes privados como el Core de Nueva York o el David Chu Bespoke, también en la ciudad de los rascacielos.

De los 850 socios listados, alrededor de 120 son los que realmente exprimen al máximo las posibilidades del club. Entre ellos destacan altos directivos del mundo de la banca, abogados o deportistas de élite, que prefieren acudir a la sede para encargarse un traje con toda la discreción posible o realizar reuniones de trabajo informales. Un equipo de seis personas se encarga de que no les falte de nada.

7 de noviembre de 2012

Zapatos de horma digital

Botisto, que en esperanto significa ‘zapatero’, es la firma de calzado a medida que acaba de crear en Barcelona el finlandés Jaakko Tulkki. El proceso de creación de las hormas se realiza tras un escáner en 3D en la tienda (a partir de ahí, ya se pueden encargar por Internet sin hacer acto de presencia).

La colección cuenta con 10 modelos, con precios que oscilan entre los 320 € que cuesta el Derby de ante hasta los 540 € del de piel galuchat. Se pueden solicitar en diferentes colores y se confeccionan a mano en Lombardía. Tardan de tres a cuatro semanas en despacharse.




5 de noviembre de 2012

El secreto de los Ferragamo

En 1914, un joven de Campania, en el sur de Italia, llegaba como emigrante al puerto de Boston. Se llamaba Salvatore Ferragamo y no tardaría ni una década en convertirse en el zapatero de las estrellas de Hollywood. A pesar de haber cumplido como pocos el sueño americano, por la cabeza del artesano no pasaba el quedarse en Estados Unidos. Cargado de éxito, y sin renunciar a sus negocios en California, vuelve a Italia en 1927. Se instala en Florencia y comienza una aventura profesional intercontinental, germen del actual Grupo Ferragamo, que desde entonces ha vivido una bancarrota (1933), una recuperación milagrosa (en 1950 producía 350 pares de zapatos hechos a mano al día, gracias a 700 empleados) y una diversificación muy amplia mediante licencias (óptica, perfumería...). Hoy, con ventas de 986 millones de euros (2011) y casi 3.000 empleados, la firma familiar (la preside Ferruccio, hijo del fundador) sigue abanderando la industria del calzado de calidad.

Pero los Ferragamo no sólo se dedican al mundo de la moda. De hecho, cuentan una segunda empresa familiar, independiente de la primera. En Il Borro, una hacienda en el corazón de Toscana, han creado una diversificada industria de agroturismo donde, además de hospedar a selectos visitantes y turistas, elaboran uno de los vinos más apreciados de la región. Al frente se encuentra Salvatore (7 de noviembre de 1971), primogénito de Ferruccio junto a su hermano gemelo James y a quien su padre define como "una persona muy inteligente y, como yo, muy cabezota. Gracias a él ha valido la pena todo el esfuerzo que invertí en Il Borro".

El empresario se refiere al ingente trabajo que ha realizado la familia desde que comprara la hacienda a los duques de Aosta en 1993. Conocían la finca desde mediados de los 80 (era su lugar preferido para sus jornadas de relax y caza de faisanes y jabalíes) y en dos décadas la han convertido en un referente. Por un lado, restauraron los palacios y pabellones existentes, transformándolos en casas para huéspedes y con varias dependencias privadas. Por otro, la pequeña aldea medieval adyacente también fue adquirida y rehabilitaron casa por casa para crear un gran complejo de agroturismo de lujo capaz de albergar a más de 400 huéspedes.

Y todo ello sin renunciar a un perfil agrícola en el que destacó la puesta en marcha de un negocio bodeguero de gran calidad. "El objetivo es elaborar un vino de terroir en esta parte de Toscana, fresco en el paladar, con acidez pero afrutado", explica Salvatore Ferragamo. La producción se ciñe actualmente a tres tintos y un blanco, aunque también cuentan con vino dulce, espumoso y grappa. Se obtienen de 45 hectáreas de viñedo, cultivadas a una altura entre 300 y 500 m sobre el nivel del mar y que generan alrededor de 240.000 botellas al año. La estrella de la casa es el tinto Il Borro, mezcla de Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah y Petit Verdot y que se revela al paladar "asombrosamente ligero. Posee una pizca de madera especiada y elegante que, junto a su riqueza en aromas como la vainilla, el incienso o el cuero, consigue un resultado rotundo".

Excepcional. La idea no es crear un vino típico de Toscana. "Queremos producir un tinto único y diferente, a través de un estudio minucioso del terruño. Burdeos es uno de los espejos en los que nos gusta reflejarnos", explica Salvatore. Para ello es fundamental su estrecha relación con el enólogo de la bodega, Stefano Chioccioli, uno de los consultores vinícolas más importantes de Italia (suyo es, por ejemplo, el Redigaffi 2000, que recibió los deseados 100 puntos del crítico Robert Parker en la mítica revista Wine Advocate).

A Ferragamo le llama la atención que, a diferencia de otros sectores y productos italianos, en el caso del vino, uno de los más famosos en el extranjero sea el Lambrusco, con una calidad muy inferior a la de las grandes referencias del país (Piamonte, Toscana, Véneto...). El problema lo achaca a una falta de márketing. "Muchos opinan que los que mejor saben vender sus productos somos los italianos, pero yo discrepo. En mi opinión, son los franceses, y en ellos debemos fijarnos. Italia es una nación joven y seguimos pecando de individualistas cuando se trata de vender algo que se realiza en diferentes regiones, incluso dentro de la misma provincia. Generar interés internacional cuando cada zona va por libre es complicado y el vino es un producto muy particular y diverso que facilita como ninguno ese carácter", prosigue.

Buena parte del proceso de elaboración en Il Borro se realiza artesanalmente. "En este sentido, trabajamos igual que el resto de mi familia en la moda, con un particular cuidado y mimo en cada parte del proceso de creación de los vinos: la vendimia, la vinificación...", explica. Y todo ello en una pequeña bodega con tres decenas de grandes depósitos de aluminio. Es el paso previo al envejecimiento en barricas de roble americano. Éstas reposan en un alargado pasillo semisubterráneo que finaliza en la antigua bodega de la hacienda, conservada tal cual era hace más de un siglo a una temperatura constante.

Este año, la vendimia se llevó a cabo durante la primera quincena de octubre. El resultado se espera que sea excepcional y ayude a consolidar a la firma en mercados como el japonés o el estadounidense, donde ya cuentan con una amplia distribución, así como en nuevos como el español, donde se estrenan este noviembre de la mano de Vente-Privee.

Mundos separados. Al visitante de Il Borro le llama la atención la ausencia de referencias familiares en todas las dependencias. Salvo las amenities de los baños, nada allí da a entender que se está en una propiedad de los Ferragamo. "Estoy orgulloso de mi familia, pero la idea es crear una nueva firma, 100% independiente. Si usara mi apellido, estaría llevando a cabo una acción de márketing cruzado que considero falta de ética. Yo aspiro a que los que vengan al hotel o beban los vinos lo aprecien por ellos mismos. Además, deseo que el nombre de Ferragamo se asocie exclusivamente al mundo de la moda. De otro modo, la marca se debilitaría", prosigue Salvatore.

La familia aún considera este lugar su paraíso particular, donde llevan a cabo buena parte de sus aficiones. "El mundo del vino es muy competitivo, te obliga a viajar mucho para establecer relaciones comerciales, por lo que no he llegado a ver la propiedad como un lugar sólo de trabajo. Además, ofrecemos a nuestros huéspedes muchas actividades que nosotros mismos hemos realizado durante años, como la caza, la pesca, diferentes deportes, senderismo...", explica el responsable de Il Borro.

Hospedarse en sus villas o casas medievales es posible a partir de 120 € por persona y noche (el precio varía bastante según la elección). El próximo objetivo es crear un campo de golf de nueve hoyos completamente sostenible. Será la guinda a un paraíso del descanso único en el mundo.

2 de noviembre de 2012

Pioneros del polo



Durante el siglo XIX, Jerez de la Frontera (Cádiz) era una de las ciudades más dinámicas de España gracias a los avances que las familias bodegueras inglesas habían importado a este rincón de Andalucía. Esto permitió que fuera el primer municipio del país con Caja de Ahorros (1834), también el primero cuyo Ayuntamiento contaba con luz eléctrica o el segundo con tren (la línea que la unía con Sevilla, en 1854, tras la Barcelona–Mataró).

Pero el espíritu emprendedor no se ciñó a la industria, sino también a otras áreas como el deporte. Jerez fue el ‘puerto’ de entrada del polo en España. Su tradición hípica (sede de la Yeguada Militar y cuna de excepcionales ejemplares de raza árabe), unida a las costumbres que trajeron de Gran Bretaña, era el mejor caldo de cultivo para que, en 1870, se fundara el Xerez Polo Club. Fue de la mano de Pedro Nolasco González, propietario e hijo del fundador de las bodegas González Byass y que conoció y practicó este deporte de origen hindú en sus viajes a Reino Unido. Su entusiasmo convenció a empresarios de la ciudad para fundar el que luego sería el primer club de polo de Europa*.

Más de 140 años después, su actual presidente, Lorenzo Díez Romero-Valdespino, ha recopilado en un libro la historia del club, que en buena medida es la crónica del polo en España. "En aquella época, aún jugaban con seis, siete u ocho jugadores por equipo. Hasta 1875 no se limitó a cinco, siguiendo el nuevo Reglamento del Hurlingham Club de Londres", explica el autor. "La equipación del club consistía en un pantalón gris y camiseta y gorra a rayas rojas y verdes, colores que se mantienen hoy en nuestro escudo".

Desde sus inicios, la historia del Real Polo Club está ligada a las familias terratenientes y a Zarzuela. Alfonso XIII le otorga el título de Real en 1915 y no duda en participar él mismo como jugador del equipo. Fue uno de los responsables, por ejemplo, de la victoria en el torneo celebrado en 1908 en La Granja de San Ildefonso (Segovia): la Copa Marquesa de Esquilache, cuyo trofeo aún se conserva como oro en paño. "Ha sido el único rey de la era moderna que practicó el polo, ya que Eduardo VII, Jorge V y Eduardo VIII de Inglaterra dejaron de hacerlo al ser coronados", narra Díez.

Tras décadas en las que el polo prácticamente desapareció de la ciudad, el club se reactiva en 2005, cuando vuelve a utilizar las canchas de Chapín y retoman torneos como la Copa Jerez. El culmen fue la Real Orden del Mérito Deportivo con la que el Consejo Superior de Deportes recompensó, en 2009, más de un siglo de historia. El libro Polo en Jerez. 1870-2010, con más de 500 imágenes y documentos históricos, se ha presentado en edición limitada. A partir de 42 €.


* Los primeros en el mundo fueron en India, durante los años del Imperio Británico. Los militares lo llevaron a Gran Bretaña, pero no se constituyeron clubes como tal hasta un par de años después de que naciera el de Jerez, ya que hasta entonces formaban parte de clubes dedicados principalmente a otros deportes.

29 de octubre de 2012

Mucho más que lunares



Leo con estupor que Mercedes-Benz va a volver a patrocinar la Pasarela Flamenca de Jerez de la Frontera (Cádiz), pero esta vez incluyendo la marca en el nombre oficial del evento. Y me froto los ojos porque no entiendo este patrocinio más allá de la mera inyección económica. ¿Qué le puede aportar a la casa alemana estar presente en una pasarela de moda tan poco cosmopolita? ¿Que le puede aportar a las firmas de trajes de gitana que Mercedes-Benz bautice con su nombre el evento? Creo que ambas se equivocan. La marca de coches porque no redunda positivamente en la imagen internacional, cercana a las tendencias más glamourosas del mundo de la moda, que busca con los patrocinios de pasarelas como la de Nueva York. Por otro, el mundo del textil andaluz, renunciando a sus valores ante el primer adinerado que pone su fajo de billetes en la mesa. Es como si Gucci patrocinara una verbena popular o como si una cooperativa de artesanos de Ubrique hiciera lo propio en la producción de una película sobre fútbol americano. Sencillamente, no encajan.

No quiero con estas palabras dejar en mal lugar a las pasarelas de moda flamenca. Nada más lejos de mi intención. Me ciño a lo exclusivamente publicitario, ya que creo que estos eventos son los más puros del mundo de la moda en España. Las dos más importantes, las de Sevilla y Jerez, son pasarelas en las que realmente se aprecia la pasión por el trabajo del modisto y el sastre. ¿Qué tiene que envidiar un traje de flamenca bordado a mano en materiales preciosistas a uno de los que sacan cada semestre a desfilar Dior o Chanel en la Semana de la Alta Costura de París? NADA. De hecho, estos encuentros son lo más cercano que tenemos en España precisamente a la Alta Costura parisina entendida como lo que es: trabajo pasional e imaginativo que da una vuelta de tuerca real cada año a lo mismo: la ropa, que en el caso andaluz es a la que se lucirá luego en las ferias de cada ciudad o pueblo y por la que las clientas de esas modistas y firmas pagarán mucho dinero. Quien lo busque en Cibeles, El Ego o Barcelona, se equivoca.

Pero es que, además, hablamos de profesionales que no se venden como algo que no son. Salvo excepciones, son modistos humildes que trabajan con ahínco y pasión los doce meses del año, que no se pueden permitir preparar todo en dos semanas y rematar las costuras mal como en Cibeles para conseguir una subvención. En sus talleres no entra más dinero que el que las clientas dejan cuando compran sus trajes, y no tienen tiempo para diseñar etiquetas de botellas de vino, transportines para perros o llaveros de metacrilato. Como en todo, hay clases y calidades variopintas, pero las mejores merecen un Olimpo que, desgraciadamente en el caso de España, está lleno de personajillos que no lo merecen, que no están dispuestos a ceder su silla y que mirarán por encima del hombro a nombres como Amparo Macia o Rocío Martín, que saben mucho más de costura que lo que ellos jamás aprenderán. Pussar och kramar!

15 de octubre de 2012

El paraíso del tweed



El número 11 de la londinense Savile Row lleva desde 1919 siendo un lugar de paso obligado para los amantes de la sastrería masculina. Allí se encuentra Huntsman, una firma de trajes artesanos cuya historia comenzó mucho antes, concretamente en 1849, cuando Henry Huntsman abre un pequeño local en Albermarle Street. El traslado a la Meca mundial de la confección coincidió con un éxito sin precedentes, cuando su lista de clientes empezó a engrosarse con nombres como el de los reyes Eduardo VII y Jorge V de Inglaterra, lord Mountbatten, Rudolf Valentino, Winston Churchill, Humphrey Bogart, el Maharajá de Jaipur... aunque ninguno comparable con la reina Victoria, que encargó diferentes prendas a finales del siglo XIX (otra de sus clientas fue la actriz Katherine Hepburn, un siglo después).

Hoy la casa ha dejado de ser familiar y pertenece a un grupo de accionistas a los que les une su pasión por la sastrería. Al frente de un equipo de alrededor de 30 personas (entre sastres, cortadores, dependientes...) se encuentran Peter Smith, su director general, y Patrick Murphy, el sastre principal. El primero comenzó como aprendiz en Savile Row a los 16 años. "Mi primer trabajo fue como dependiente en Gieves & Hawkes, en el departamento de Sastrería a medida". Los últimos 19 años ha estado al frente de Huntsman. “Consideramos esta firma como parte de la élite mundial del sector, de ahí que nuestro objetivo constante sea mantener el nivel de calidad”, explica.

Patrick Murphy, por su parte, sigue la herencia familiar, ya que su padre también ejerció de sastre en la casa. "De él aprendí que lo más importante es ser siempre honesto con el cliente. De niño pasé muchas horas viéndole trabajar, me encargaba de engrasar y tener a punto su máquina de coser", recuerda. Su secreto es tratar siempre de innovar. "Hace dos años fabricamos nuestro propio tejido de mohair, que tuvo mucho éxito y cada año presentamos nuevos tweeds. Estar en Savile Row significa que puedes hacer lo que quieras. Tenemos la mejor de las técnicas tradicionales a nuestro alcance, pero también el mundo de la moda y las tendencias gracias a nuestra cercanía con Bond Street. Además, trabajamos en estrecha colaboración con grandes firmas, como la que mantenemos actualmente con Alexander McQueen. Nuestras habilidades, junto con una exquisita comprensión de la moda, permite que podamos crear casi cualquier cosa que se nos pida", prosigue Murphy, para el que su único pesar es que sus clientes tienden a ser quizás demasiado fieles a los cánones clásicos.



Aunque la firma se especializó en ropa de campo y caza, con un impresionante muestrario de tejidos de tweed escocés, la mayoría de los encargos que reciben actualmente son para confeccionar diseños de corte más urbano. "En los últimos años, hemos experimentado un resurgir de los trajes para cazadores", explica Smith. Encargar uno de dos piezas a medida en Huntsman parte de los 5.800 € aproximadamente, y una chaqueta de diseño informal, de los 4.550 €. Cada modelo llevará aproximadamente 85 horas de trabajo y todo el proceso se realiza artesanalmente.

El cliente deberá visitar la sastrería londinense tres veces durante todo el proceso, aunque también es posible que sean ellos los que se desplacen. "A lo largo del año realizamos diferentes viajes a Nueva York, Chicago, San Francisco y Los Ángeles, ya que desde 1932 buena parte de nuestra clientela es norteamericana. A estas citas acuden desde ejecutivos jóvenes que comienzan en el mundo de los negocios como grandes directivos, políticos e incluso estrellas del rock", dice el director general.

En Huntsman cuentan con un amplio catálogo de complementos: bufandas, pañuelos, cinturones, tirantes... Al igual que las chaquetas, algunos pueden confeccionarse a medida. Es el caso de las corbatas. El cliente puede escoger entre más de 30 estampados diferentes, así como que se borden sus iniciales sobre la seda (en el extremo estrecho de ésta, de modo que queda oculta a la vista en todo momento) por unos 210 €.



En la sastrería ven el futuro con optimismo. "Estoy convencido de que nuestra empresa va a continuar creciendo como hasta ahora. No hemos dejado de atraer a jóvenes aprendices que se forman en nuestros talleres para convertirse en sastres y cortadores, algo vital para que esta industria funcione", explica Smith. La sastrería forma parte de la Savile Row Bespoke Association, que se encarga de gestionar un curso de aprendizaje en el Newham College. Además, los alumnos que quieran aprender a cortar, patronar y coser un traje completarán su formación ayudando a un maestro artesano durante un periodo de entre cuatro y cinco años, momento en el cual se le permite tener sus propios clientes dentro de la firma.

El futuro de Huntsman, como otras firmas, pasa por la exportación. "Queremos aumentar y afianzar nuestra propia colección de prêt-à-porter y generar más negocio en Oriente Medio, Rusia y Extremo Oriente", concluye Peter Smith. Sin abandonar, claro, la esencia del corazón londinense.

8 de octubre de 2012

Caucho de pasarela


Al diseñador Paul Surridge le gusta incorporar elementos inesperados en sus colecciones, de ahí que su estreno en Z Zegna como director creativo fuera muy esperado por los amantes de la moda masculina. Antes de tomar las riendas de la firma italiana, trabajó para Calvin Klein y Burberry. En esta última pudo conocer de primera mano su increíble tradición de ropa para la lluvia. Con ese aprendizaje, ya en Zegna, ha creado una serie de prendas de corte futurista que tiene como elemento común el material con el que se han confeccionado: el caucho.

Hasta ahora, este tipo de plástico estaba limitado a prendas técnicas y profesionales, como las de los bomberos o las botas de agua. Ahora se elevan a la pasarela gracias a diseños como el de la gabardina de la imagen, con cuello de malla, cinturón y ajustes de manga (1.000 €). Es de un brillante verde botella, el mismo color con el que se han realizado a juego diferentes prendas, como un pantalón de pitillo, un chaquetón, unos guantes o una bolsa de deporte. También complementos típicos de los días de lluvia, como un paraguas o unas botas de agua, con una suela gruesa.

En el desfile de la firma, no tuvo reparo en que un modelo desfilara con todas las prendas puestas, demostrando que incluso con un material a priori tan complicado de llevar también se puede lucir elegante.


2 de octubre de 2012

Puntadas de Primera División



El número 3 de la calle Félix Boix de Madrid acoge una pequeña sastrería donde el buen hacer no entiende de rascacielos y modismos, sino de tradición y pasión por el trabajo bien hecho. Está a un paso del nuevo distrito financiero de la capital, pero que sean muchos los altos directivos los que acuden allí a tomarse medidas no es algo que comenzara con la inauguración de las gigantescas torres del Paseo de la Castellana. Al contrario, Mariano Arroyo Langa (Madrid, 17 de diciembre de 1938), su propietario, lleva más de media vida atendiendo personalmente a lo más granado de la empresa y las finanzas de la capital. "Para llevar a un cliente a la camisa que más le favorece, el secreto está en ser un buen psicólogo. Un camisero tiene la mitad del éxito ganado si consigue captar lo que éste realmente quiere en la primera entrevista, en la que se le puede aconsejar, pero no imponer", explica.

A sus 73 años, no duda en acudir a la sastrería para atender personalmente a clientes de toda la vida como Florentino Pérez o Enrique Cerezo. "Ir a Langa siempre es un placer. Primero, por ver a Don Mariano y charlar un rato con él. Te trata con un cariño increíble y eso para un cliente es fundamental. Segundo, porque es el mejor camisero que hay en Madrid", comenta rotundo el presidente del Atlético de Madrid. De hecho, se da la circunstancia de que Langa no sólo firma las camisas de los actuales presidentes de este equipo y del Real Madrid, sino también de anteriores mandatarios como José Ramón Calderón.

Del día a día se encarga el sastre Joaquín Fernández Prats (Madrid, 8 de mayo de 1976), un fichaje con el que Don Mariano tiene muchas cosas en común. Ambos comenzaron con 14 años y pasaron por reconocidas sastrerías durante su formación (en el caso de Joaquín, por la de Pedro Muñoz, entre otras). Los dos se complementan a la perfección, aunque es innegable el toque juvenil que ha sabido darle este sastre de 36 años al local. "Me considero su continuador, ya que el trabajar a su lado es como un máster en camisería". Uno de los objetivos que se ha impuesto es que el público joven opte por patrones más acorde a su edad, que un traje no valga de igual modo para el padre y para el hijo. "La mayoría de los clientes busca trajes de diario y no dan demasiado margen, pero poco a poco comienzan a encargar patrones diferentes", explica.

CÓMODAS Y LIGERAS. Un traje a medida de Langa se caracteriza por una construcción muy estudiada. "Todo se realiza a mano en nuestros propios talleres y cada pieza se trata de conseguir entallada pero cómoda y no muy armada", prosigue Joaquín Fernández. "El objetivo es hacer chaquetas cada vez más ligeras, descargarlas trabajando las entretelas o las hombreras, por ejemplo. Además, siempre estamos en continua búsqueda de nuevos forros y materiales para innovar".

Este invierno, los encargos que están realizando son, en su mayoría, trajes de tres piezas; y parece que el directivo comienza a atreverse cada más con una pequeña raya diplomática. Para elegir tela, cuentan con un sinfín de muestrarios, de firmas como Scabal u Holland & Sherry, con sede en la londinense Savile Row. Escoger un traje a medida de cashmere, por ejemplo, asciende a 4.500 €; un precio muy inferior al que cuesta un dos piezas confeccionado con la vicuña que les sirve el lanificio de Ermenegildo Zegna: alrededor de los 12.000 €.

Más económicas son las camisas, cuyo precio ronda entre los 150 y los 275 €, aunque es posible hacer un encargo especial con tejido de Loro Piana. En ese caso, puede llegar a costar hasta 1.500 €. Además, como dato curioso, se puede solicitar ropa interior con la misma tela de la camisa (desde 70 €) o incluso un camisón de dormir (220 €), para el que se usa el mismo patrón que guardan de cada cliente. Cada uno tendrá una o varias pruebas intermedias antes de recoger finalizada la pieza. Si hay un pequeño error, Don Mariano no dudará en descoser por completo la camisa y volverla a hacer con los nuevos retoques ya incorporados. Que casen los dibujos de las costuras, por ejemplo, es un detalle que se da por hecho.

Gracias a Joaquín, la visibilidad de Langa en Internet es un hecho. Además de en su web, están presentes en redes sociales y colaboran con varios blogs. Uno especializado en sastrería, ElAristocrata.com, les desafió a confeccionar un traje Príncipe de Gales de menos de un kilo de peso con una tela de 230 g/m2. Dicho y hecho. El éxito (800 g) fue tal que, al poco, recibieron encargos del mismo modelo (2.500 €). Tras el mostrador, ambos maestros esperan el siguiente reto.

1 de octubre de 2012

Un toque de distinción

Louis Vuitton ofrece a sus clientes la posibilidad de personalizar sus productos mediante el grabado de las iniciales gracias a un proceso de termopresión, así como pintando a mano iniciales y bandas de color sobre la lona (en baúles y maletas rígidas). En 2009 añade un modo nuevo: el servicio Mon Monogram, que se distingue de los anteriores en que la personalización se imprime sobre el cuero, por lo que se asegura la permanencia del color de las franjas y las iniciales. Se lleva a cabo en los modelos legendarios de la casa: el bolso Speedy, la bolsa Keepall, la maleta Pegase, además de en toda su pequeña marroquinería; y se solicita por Internet. Este otoño, el servicio se amplía a los portatrajes. Con más de 200 millones de posibilidades a elegir sobre lona Monogram, el pedido se realiza en las boutiques y cuesta 1.390 €.


26 de septiembre de 2012

El Vuittón más brillante


Pocas aperturas ha tenido Louis Vuitton más esperadas y complicadas que la de su primera joyería. La puesta en marcha en el número 23 de la mítica Place Vendôme de París de este espacio tuvo lugar el pasado mes de julio tras diferentes retrasos de carácter logístico y un suceso que, durante unas horas, tuvo a la capital francesa en vilo: un incendio el pasado marzo de un garaje de lujo en la misma plaza que necesitó del trabajo de centenares de bomberos. Al final, ninguna joyería se vio severamente afectada, aunque perecieron un buen número de Rolls-Royce, Ferrari, Bentley, Maserati, Lamborghini...

Sustos aparte, la realidad es que la firma maletera ha acertado con la apuesta por una tienda en la que, por primera vez, se puede apreciar en exclusiva su colección de alta joyería. Además, da la casualidad que ésta se encuentra a tan solo unos metros del número 4 de la rue Neuve des Capucines, la dirección en la que Louis Vuitton estableció su primera tienda en 1854.

La intención de la maison es que sus clientes, que ya conocen el cuidado que sus artesanos imprimen en su marroquinería, trasladen éste a sus joyas. Así, ha habilitado el ático del edificio en el que ha inaugurado la boutique como taller principal de todas las colecciones de la firma. Así, las piezas, la gran mayoría únicas y sólo disponibles bajo encargo, se montan y funden a escasos metros por encima de donde se venden. "Nos sentimos orgullosos de que nuestro primer taller de alta joyería se encuentre en la cuna histórica del expertise joyero. Allí los artesanos serán capaces de expresar su talento en toda su amplitud y de producir piezas excepcionales", afirma Yves Carcelle, presidente y consejero delegado de Louis Vuitton.

Muchas de las piezas son fruto de encargos especiales, por lo que la firma prefiere no dar precios. Lo que sí apuntan es que algunas de ellas, confeccionadas con piedras preciosas y diamantes de gran tamaño, pueden llegar a superar el millón de euros. Más asequibles son otros protagonistas del nuevo espacio: los relojes, cuyo precio oscila entre los 2.170 € del Tambour Brun a los 20.600 € del Emprise automático en oro rosa y diamantes.

De la decoración se ha encargado el arquitecto Peter Marino. Éste se decantó por incluir un rico trabajo de marquetería, así como ligeros paneles rosa palo y cuero en las paredes. "Cada pieza de joyería cuenta una historia. De la misma forma, la decoración debe desvanecerse con el fondo, posibilitar el diálogo y el sueño que puede inspirar en el visitante", explica Marino. Dividida en tres plantas, la nueva tienda se quiere convertir en lugar de encuentro de amantes de la joyería de más alta gama.

25 de septiembre de 2012

Alpaca exclusiva

El Spazzolino es un tipo de tela creado por Agnona (la firma de moda femenina del Grupo Zegna) en los años 70. Considerado uno de los materiales más exóticos, se obtiene de la lana de una rara clase de alpaca denominada suri que se cría sólo en Perú y en Bolivia (representa apenas un 5% de la población de alpaca en el planeta y de cada animal se extrae al año entre 2,5 y 4 kg de lana).

Brillante como la seda, comparte con este tipo de tela su suavidad, que incluso supera a la de la napa. Con él se ha confeccionado la pieza estrella de Ermenegildo Zegna para este otoño-invierno: un abrigo liso, de corte muy masculino, al que apenas se han añadido detalles y que permite un cierre cruzado. Se vende sólo por encargo y se puede adquirir a partir de 2.190 €.

24 de septiembre de 2012

Nuevos objetos de deseo



El origen del dominó es tan desconocido como interesantes las teorías que proponen los historiadores al respecto. Algunos lo localizan en el Antiguo Egipto, aunque son más los que se decantan por la China previa a la llegada de Marco Polo, durante la Edad media. Las primeras fichas se fabricaban con ébano y hueso (colores, blanco y negro, que se mantienen vigentes) y se hacían con el mismo mimo con el que ahora las realizan los artesanos de Loewe. La firma española ha recuperado este tradicional juego de mesa en su última colección de objetos a medida, su 'Experiencia Made to Order'.

Así, algunos de los mejores ebanistas de nuestro país, con más de 40 años trabajando para Loewe, han sido los elegidos para crear un objeto de colección que bien podría estar en un museo por lo espectacular de su diseño. Las 28 piezas han sido talladas manualmente en madera de sicomoro, con los puntos en metal. Además, se guarda en un estuche, con asa de cuero, fabricada con el suave ante Oro con el que la firma confecciona sus bolsos más emblemáticos.

El dominó no es el único juego que incorpora Loewe a su catálogo. También lo hacen el ajedrez y las damas, gracias a un tablero plegable cuyas casillas han sido elaboradas con piel marrón y dorada, cortadas e incrustadas a mano. Se presenta, como el dominó en una caja-maletín confeccionada en piel de ternera y cierre de ante dorado. Cada una de las 24 damas ha sido fabricada en piel suave y las del ajedrez, en madera de sicomoro (color natural para las blancas y teñidas en tono ébano, las negras). Los precios de ambos juegos sólo se facilitan bajo pedido.

18 de septiembre de 2012

Roma, mon amour

Little Groom es un simpático personaje que aparece en algunos complementos de Louis Vuitton. Este simpático botones de hotel, cuyo cometido es cargar las maletas de los huéspedes, es también el protagonista de algunas piezas de animación que encantarán a los amantes de los dibujos clásicos. Coincidiendo con las grandes aperturas que realizó la firma maletera en Italia, se creó este cortometraje en el que nuestro héroe se enamora en el centro de Roma. Una pieza de arte en 90 segundos.

Un gallo en Milán

La firma Le Coq Sportif abre su primera tienda emblema y, en vez de hacerlo en París, donde sería lo lógico por su tradición francesa, ha escogido la capital de la moda masculina: Milán. Con 240 metros cuadrados de superficie, en la zona peatonal de la Via Dante, su inauguración es el modo en el que la marca del gallo celebra sus 130 años de vida.



17 de septiembre de 2012

Secretos de sastre

Hace unos años, cuando la crisis financiera comenzó a ser el gran titular de los diarios, el mundo de la sastrería reaccionó como suele ser habitual: con sobriedad y, por qué no decirlo, aburrimiento. Las firmas de renombre dejaron de apostar por patrones arriesgados y se centraron en presentar trajes excesivamente clásicos que no diferenciaban entre un público joven y otro más maduro. El cliente buscaba durabilidad y no le importaba que el armario se llenara de piezas alejadas de las tendencias.

Poco a poco, los sastres se han ido rebelando contra esta ola gris. Tanto los que se dedican a los trajes a medida como las firmas internacionales han comenzado a buscar un soplo de optimismo y, para ello, se han servido de los forros de las chaquetas como lienzo en el que volcar su creatividad. "Se trata de huir de lo aburrido y demostrar que es posible jugar con muchos elementos", explica Lander Urquijo. Las chaquetas de este sastre presentan forros con estampados Liberty, de paramecios, de damero... "He apostado mucho por los colores fluorescentes, así como por el lima, el verde o el amarillo". Los hermanos de Dsquared2 también han optado por estos tonos. Sus trajes de dos y tres piezas con forros amarillos dan fe de ello.

Por otro lado, firmas como Tommy Hilfiger o Harmont & Blaine juegan a confeccionar los forros de sus chaquetas con un estilo patchwork, es decir, mediante retales de entre cuatro y seis telas diferentes que se colocan en distintas partes de la pieza. Por fuera se trata de un blazer o una americana gris, azul marino, negra... pero por dentro es una explosión de color y alegría. Una vez más, la belleza está en el interior.

14 de septiembre de 2012

El tacto hipnótico del astracán



Louis Vuitton resucita este otoño una maleta que presentó originalmente en 1985: el modelo Sirius. Éste fue concebido como una respuesta funcional y menos pesada para los cánones de entonces. Casi tres décadas después, se retoma con una reinterpretación que añade uno de los materiales más lujosos: la extremadamente suave piel de astracán, que se ha utilizado en la confección junto al cuero Nomade de becerro de la manufactura. Su diseño rectangular con ángulos ligeramente redondeados recuerda el estilo voluminoso de los años 80 y una cremallera alrededor de toda la maleta permite un acceso cómodo a su interior.

Se encuentra disponible en las boutiques de la firma en dos tamaños (55 x 42 x 18 cm y 45 x 32 x 15 cm, respectivamente) y en dos colores: azul marino y marrón moka (el de la imagen). La de mayor tamaño cuesta 8.250 € y la pequeña, 6.800 €.

10 de septiembre de 2012

Viajar en jet privado

Hace cinco años, la revista 'Vanity Fair' publicó '10 consejos que no debemos olvidar si nos invitan a viajar en un jet privado'. Tengamos o no la oportunidad de volar en uno de estos aparatos, no dejan de ser curiosos.

1. Sé puntual.

2. No te lleves tu maleta más grande.

3. Debes prepararte para viajar con mascotas a bordo.

4. No te sientes hasta que lo haya hecho tu anfitrión.

5. Respeta el comportamiento de tu anfitrión.

6. Guarda tu basura.

7. Si hay turbulencias o problemas técnicos, reza para que el dios de alguno de los pasajeros funcione.

8. Preocúpate de tener tu propio medio de transporte en tierra.

9. Envía a tu anfitrión una nota de agradecimiento tras el viaje.

10. No seas un turista.

Gracias a DiPorDior por rescatarlo en su blog. http://bit.ly/NVi37M

5 de septiembre de 2012

La playa de los cocoteros



La península de Le Morne es un exclusivo rincón de Mauricio en el que se levante el hotel Dinarobin, un cinco estrellas rodeado de uno de los escenarios naturales más espectaculares del Índico. Perteneciente a la cadena hotelera Beachcomber, especializada en los archipiélagos más exóticos, cuenta con 172 suites, divididas en seis categorías, situadas a un paso de la típica playa de ensueño, con palmeras, arena fina y aguas cristalinas.

Todo está enfocado al relax. Prueba de ello es que posee un spa con tratamientos de Ayurveda de 150 m2, pero también que alrededor de las piscinas se hayan habilitado espaciosas cubiertas de madera con tumbonas bajo los cocoteros, que se prolongan hasta los quioscos situados a la orilla del mar. Por cierto, las piscinas son de pizarra y cuentan con unas salidas de agua que producen un bello efecto visual de cascada. Además, no faltan clases de yoga o quiscos de masaje en plena playa.



El Dinarobin propone una variada gastronomía en sus cuatro restaurantes. Los sabores internacionales se dan cita en L’Harmonie, con vistas a la playa. Por su parte, el Saveurs des Iles propone platos de cocina fusión de sabores locales y gastronomía francesa. El tercero es Le Morne Plage, el restaurante de playa donde comer con los pies en la arena y degustar la mejor selección de pescado fresco y marisco. Para finalizar, Il Gusto, que propone un menú especializado de alta gastronomía toscana con vistas al océano.

Disfrutar de sus instalaciones y sus dormitorios con camas King Size es posible desde 245 €/persona y noche.





4 de septiembre de 2012

Cerveza presidencial

En la Casa Blanca de Estados Unidos se toman cada día decisiones que afectan a los ciudadanos de todo el planeta. Pero, además de centenares de funcionarios, militares y políticos, hay hueco para que trabaje allí un maestro cervecero, el chef Sam Kass, que se encarga de preparar dos cervezas exclusivas para el presidente Barack Obama.

Fabricadas con miel de las propias colmenas del edificio (se instalaron en 2009), son las primeras cervezas destiladas en tan insignie lugar, aunque no las primeras bebidas que elabora un presidente estadounidense. George Washington fabricó cerveza en su plantación de Mount Vernon, mientras que Thomas Jefferson produjo vino.

El interés generado por las recetas de las cervezas -la rubia y otra negra, ambas con miel- llevó a que un grupo de partidarios de la transparencia en asuntos gubernamentales y de entusiastas por la fabricación hogareña de cervezas iniciaran una petición a la Casa Blanca. Otro entusiasta de la cerveza doméstica, incluso, inició una gestión formal amparada por la Ley de Libertad de Información para obtener las recetas y obtuvo el respaldo de más de 3.000 firmas. Con tanta presión, el despacho de Obama no tuvo más remedio que informar del secreto esta semana.



3 de septiembre de 2012

Un paseo por Manhattan



Suitsupply es una firma de sastrería masculina que está en plena expansión en Estados Unidos. Para ello, ha apostado por una campaña de publicidad interesantísima, con fotos que mezclan el Nueva York clásico con las últimas tendencias en trajes. Murray Coetzee, director creativo de la marca, no se lleva el premio a la originalidad ya que toma el manido 'El gran Gatsby' como referencia a la hora de crear la colección, pero sí consigue un magnífico resultado, al menos en la elección de cortes y colores, especialmente en los trajes de tres piezas.

Las fotografías han sido realizadas por Carli Hermès y se presentaron el pasado 30 de agosto coincidiendo con la apertura de la tienda en Washington de la marca. Sin duda, una campaña espectacular (el resto de las imágenes de la campaña están disponibles en la página de Facebook de Diez Dracmas).