12 de marzo de 2012

Guapos gota a gota

El cuidado cosmético diario convencional obliga a aplicar el sérum por la mañana, antes de la hidratante y con el rostro limpio. La particularidad de este tipo de crema reside en la concentración de su fórmula. Bastan unas gotas sobre la piel (o sobre la propia hidratante si la textura es aceitosa), para maximizar el resultado de todo el tratamiento, así como para combatir los signos de la edad o del cansancio, según la composición del producto. Cada vez son más los que se formulan pensando en la piel masculina, con texturas en gel y frescas al tacto que, en muchos casos, actúan también como arma contra la deshidratación profunda.

Lo normal es que estos sérum masculinos no distingan entre diferentes tipos de piel. La mayoría están formulados para cutis grasos y mixtos, lo habitual en el hombre, por lo que los varones con una epidermis seca o normal, salvo excepciones, no suelen contar con un concentrado específico. Partiendo de la necesidad de combatir esta carencia, la firma Skinc ha dado un paso de gigante. Gracias a su tratamiento My Daily Dose es capaz de crear un sérum específico para cada varón, sin importar que tenga la piel grasa o seca.

Obtener esta fórmula a medida sólo es posible en los centros de estética de la marca, llamados Skin Supplement Bar (en España hay dos: uno en el madrileño barrio de Salamanca y otro en Marbella). En ellos, los esteticistas le harán contestar a un breve cuestionario de cinco minutos que les servirá para el análisis de su piel. Dependiendo de las respuestas, crearán un sérum que se compondrá de tres de los nueve principios activos 100% puros y de concentración muy alta con los que cuentan en la firma: colágeno, ácido hialurónico, vitaminas A y C, coenzima Q10... con un claro cariz antioxidante. Es posible crear más de 200 soluciones.

Estos compuestos penetran más en la piel que otras cremas gracias a una técnica de hidrolización que reduce hasta 1.000 veces el tamaño de las moléculas. Además, los activos mantienen intactas sus propiedades, a salvo de los rayos ultravioletas y de la oxidación, mediante una técnica que encapsula la fórmula (de ahí que el resultado se vea con microgránulos).

El resultado es un compuesto de 30 ml que se aplica con cuentagotas. Bastan unas pocas, una vez al día, para ver los resultados (que varían según el problema cutáneo que se haya querido paliar: manchas, brillos, envejecimiento, hidratación...). El precio es de 180 € y el contenido, como suele ser habitual en los cosméticos concentrados, debería ser suficiente para, al menos, dos meses de tratamiento.
Publicar un comentario