10 de marzo de 2012

Vendôme en llamas

Pocas ciudades pueden compararse en belleza como París. Sí, hay mucho detractor de lo francés y, sobre todo, de los franceses, pero pasear por sus calles (las de los distritos centrales, claro) y no emocionarse, es casi imposible. El pasado jueves, una noticia me provocaba un vuelco al corazón. Un incendio en la plaza Vendôme, concretamente en dependencias del Hotel Ritz, provocaba grandes humaredas y la necesidad de desalojar toda la zona, lo que incluye las más importantes joyerías del mundo y algunas de mis pastelerías favoritas de macarons.

Afortunadamente, todo ha quedado en un susto y no hay que lamentar grandes desgracias. Eso sí, gracias a este incidente hemos podido comprobar cómo la belleza de París está ahí incluso en plena destrucción. Las imágenes de las agencias de prensa, pero sobre todo las de los tuiteros que estaban allí en directo, permitieron que se compartieran tomas hermosas. Porque cuando la foto es buena, la belleza resalta, incluso entre espinos. Pussar och kramar!

Publicar un comentario