13 de julio de 2012

Vuelta al campus

Al poco de su fundación en 1949, Gant revolucionó la industria camisera norteamericana gracias a la introducción de detalles como los botones en las solapas y la parte posterior del cuello o la trabilla trasera. Los estudiantes de la Universidad de Yale fueron algunos de los primeros en vestirlas, ya que tanto la firma de moda como la institución académica eran vecinos de New Heaven, en Conética. En el campus, durante la década de los 60, lo habitual era que los estudiantes compraran su ropa, los libros y un sin fin de artículos para el día a día en una tienda llamada Yale Co-op, para la que Gant realizó una colección exclusiva que se vendió durante esa década. Ahora, medio siglo después, celebra la efemérides con el lanzamiento de esa misma línea de camisas, fiel al acuerdo que se adoptó en su día con la Oficina de Marketing y Registro de Patentes de la Universidad.

Han sido alumnos y profesores los que han participado en la campaña de publicidad de esta colección, que sólo se podrá adquirir en las tiendas oficiales de Gant, con un precio que oscila entre los 100 y 120 €. Confeccionadas en un algodón ligero tipo Oxford, la docena de diseños presentan rayas y cuadros de todo tipo de colores y tamaños. Es posible encontrar desde modelos muy sobrios, las que vestían alumnos de corte más conservador y que crearon la imagen bucólica de la Ivy League americana, a otros muy coloristas, que recuerdan a las que llevaban los estudiantes más inconformistas que protagonizaron los cambios que llevaron a una mayor apertura de Yale a finales de los 60.

Comparada con las líneas de camisería actual, bien se pueden decir que por estas prendas no pasan los años, ya que en ningún momento se las podría calificar como 'vintage'.



Publicar un comentario