24 de septiembre de 2012

Nuevos objetos de deseo



El origen del dominó es tan desconocido como interesantes las teorías que proponen los historiadores al respecto. Algunos lo localizan en el Antiguo Egipto, aunque son más los que se decantan por la China previa a la llegada de Marco Polo, durante la Edad media. Las primeras fichas se fabricaban con ébano y hueso (colores, blanco y negro, que se mantienen vigentes) y se hacían con el mismo mimo con el que ahora las realizan los artesanos de Loewe. La firma española ha recuperado este tradicional juego de mesa en su última colección de objetos a medida, su 'Experiencia Made to Order'.

Así, algunos de los mejores ebanistas de nuestro país, con más de 40 años trabajando para Loewe, han sido los elegidos para crear un objeto de colección que bien podría estar en un museo por lo espectacular de su diseño. Las 28 piezas han sido talladas manualmente en madera de sicomoro, con los puntos en metal. Además, se guarda en un estuche, con asa de cuero, fabricada con el suave ante Oro con el que la firma confecciona sus bolsos más emblemáticos.

El dominó no es el único juego que incorpora Loewe a su catálogo. También lo hacen el ajedrez y las damas, gracias a un tablero plegable cuyas casillas han sido elaboradas con piel marrón y dorada, cortadas e incrustadas a mano. Se presenta, como el dominó en una caja-maletín confeccionada en piel de ternera y cierre de ante dorado. Cada una de las 24 damas ha sido fabricada en piel suave y las del ajedrez, en madera de sicomoro (color natural para las blancas y teñidas en tono ébano, las negras). Los precios de ambos juegos sólo se facilitan bajo pedido.

Publicar un comentario