1 de octubre de 2012

Un toque de distinción

Louis Vuitton ofrece a sus clientes la posibilidad de personalizar sus productos mediante el grabado de las iniciales gracias a un proceso de termopresión, así como pintando a mano iniciales y bandas de color sobre la lona (en baúles y maletas rígidas). En 2009 añade un modo nuevo: el servicio Mon Monogram, que se distingue de los anteriores en que la personalización se imprime sobre el cuero, por lo que se asegura la permanencia del color de las franjas y las iniciales. Se lleva a cabo en los modelos legendarios de la casa: el bolso Speedy, la bolsa Keepall, la maleta Pegase, además de en toda su pequeña marroquinería; y se solicita por Internet. Este otoño, el servicio se amplía a los portatrajes. Con más de 200 millones de posibilidades a elegir sobre lona Monogram, el pedido se realiza en las boutiques y cuesta 1.390 €.


Publicar un comentario