26 de marzo de 2013

El lujo de la escritura



Louis Vuitton ha abierto las puertas del Cabinet d’Ecriture, su primer espacio dedicado al mundo de la escritura. Lo ha hecho en el número 6 de la Plaza Saint-Germain-des-Prés, a unos pasos de una de sus tiendas. El espacio, que estará abierto hasta diciembre de 2013, dará la oportunidad a quien lo visite de conocer el corazón del mundo de la escritura de la firma, y sumergirse en el Arte de la Correspondencia a través de la tradición e histórico legado de la Maison. El Cabinet será, además un lugar donde se darán cita artistas, calígrafos, literatos y artesanos excepcionales, una oportunidad para disfrutar de una experiencia cultural, emocional y contemporánea.

Gaston-Louis Vuitton, nieto de Louis, fue un apasionado de la lectura y la escritura, al igual que su padre y su abuelo, y fue un bibliófilo y coleccionista insaciable. Su amor por la tipografía fue tal que llegó incluso a fundar dos editoriales. Su biblioteca personal, llena de libros, ilustraciones, recortes de periódico y publicaciones de la época, es testigo de esta gran pasión.

Inspirado en los cabinets de curiosidades de los siglos XVII y XVIII, así como por las librerías del XIX, el Cabinet d’Ecriture se presenta como un jardín inglés, una invitación a descubrir el mundo de la escritura a través de tintas exclusivas, tinteros de cristal, papelería, bolígrafos, estilográficas, baúles y pedidos especiales, en una mezcla de colores, texturas y materiales donde cada elemento juega un importante papel en el placer de la escritura.



Además de descubrir elegantes productos y maravillarse a través de piezas históricas de la herencia de la Maison, el lugar se complementa con muebles restaurados que decoran el espacio aportando calidez y cercanía. Un mueble de imprenta de comienzos del siglo XX muestra las diferentes plumas y estilográficas, mientras que en un escritorio de finales del siglo XIX se exhiben los diferentes accesorios en piel (agendas, cuadernos, libretas...) y las colecciones de papelería. ADemás, en una barra de tintas incorporada en un mueble joya del comienzos del siglo XX se encuentran los doce colores de tinta creados en exclusiva por Louis Vuitton para este proyecto, cada uno relacionado con un estado de ánimo.

Como continuación de la Sala de Escritura que Louis Vuitton ofrecía a sus clientes en su tienda de los Campos Elíseos en 1914, el nuevo Cabinet d’Ecriture se encuentra detenido en el tiempo, en una invitación a escapar y disfrutar de un momento de calma entre el espíritu y la atmosfera únicos del barrio de Saint-Germain.

Publicar un comentario