28 de junio de 2013

Internet se convierte en bodega

Lo he intentado pero no recuerdo cuál fue mi primera compra en Internet. Reconozco que siempre he sido poco cauto para estas cosas. Cuando se enteraban, hace unos años, que comprabas a través de la web, todos se echaban las manos a la cabeza porque pensaban que los datos de tu tarjeta de crédito pasaba, automáticamente, a formar parte de una base de datos del hampa, la misma que dejaría sin ahorros todas tus cuentas bancarias. A ver, que una cosa era que no me creyera los miles de correo spam de banca electrónica que me enviaran y otra que desconfiara por completo del sistema.

Supongo que sería un billete de avión. Creo que es lo que más he comprado nunca, incluso ahora, cuando he diversificado mucho mis adquisiciones vía web: música, ropa, libros, regalos, viajes y paquetes de vacaciones... Lo que aún no he podido añadir a esa lista ha sido el vino. Supongo que será por el hecho de no ser bebedor, porque no será por las posibilidades que hay en este campo.

Según el estudio 'Los compradores europeos de vino on-line', cuyas conclusiones me han resultado bastante interesantes, parece ser que son los apasionados de la enología los que más han confiado en Internet para conformar su bodega, e incluso gastan más en las botellas que los que sólo las compran del modo tradicional (hasta 14 euros). Además, al permitir una red de distribución más pequeña y efectiva, en tanto que los costes pueden reducirse, permite consumir y descubrir vinos de otros países, que no siempre están a mano (es el caso en España del vino de Il Borro, que fabrican los Ferragamo en Florencia y que sólo se pudo adquirir en Vente-Privee).

De hecho, fue uno de los socios fundadores de esta firma de venta online, Xavier Court, quien presentó en el último Vinexpo de Burdeos las conclusiones del estudio. La empresa francesa bien puede considerarse un distribuidor de altura. Con más de 2,5 millones de botellas vendidas en 2012 -25.000 botellas en España- y una facturación de 30 millones de euros en el sector, Vente-Privee es el distribuidor online de vinos y espumosos líder del mercado galo.

Del mismo modo, proliferan los clubes por y para amantes del vino, con compras que se realizan por prescripción, suscripción y venta directa. Es el caso de las empresas españolas Todovino o Bodeboca, que llegaron a aliarse con el servicio abordo de Iberia, la primera, y que permiten comprar vino a precios muy competitivos, ya que las botellas les llegan directamente de las bodegas a sus almacenes y las ventas son en cantidades pequeñas para evitar sobrantes.

Me pregunto, si me animara a comprar vino por Internet, qué etiqueta sería. Supongo que un blanco, afrutado y meloso, que son los que más me gustan. Un alemán, de las bodegas que bordean Stuttgart, donde probé el mejor vino dulce que jamás haya tomado. Una pena no recordar su nombre... aunque para qué, si el dueño nos comentó que todo lo que embotellaba estaba ya vendido a Oriente Medio. Estos millonarios...


Amanecer junto al mar Rojo



La ciudad jordana de Áqaba, a orillas del mar Rojo, es conocida por sus balnearios y hoteles de lujo. Elegida por muchos para surfear y bucear, sus aguas, compartidas con Israel, fueron objeto de un rico comercio portuario durante miles de años, y hoy es sede de algunos de los resorts más interesantes de Oriente Próximo.

Uno de ellos es el Tala Bay, de la cadena suiza Mövenpick. Situado a apenas 15 minutos del centro de la ciudad, se compone de 306 habitaciones pensadas para un turismo familiar de lujo en el que poder practicar todo tipo de deportes acuáticos. De hecho, el propio hotel destaca por su fuerte apuesta por el agua, con más de media docena de piscinas (suman más de 3.000 metros cuadrados entre todas) y 1.200 metros cuadrados dedicados al wellness en dos completos spas. Y todo en una estructura con pocos pisos de altura, por lo que las vistas están aseguradas.

La decoración de sus habitaciones es sencilla, con profusión de sofás y sillones para garantizar el descanso. En ellas, con terraza privada y minibar gratuito, se aseguran los amaneceres frente al mar, y no faltan pequeños detalles como una gran cesta de frutas frescas o grandes, como las camas King Size.

También destaca por su gastronomía. Con ocho restaurantes y bares, prácticamente están cubiertos todos los antojos que puedan tener sus huéspedes. Desde el Najel, con cenas a la carte, o el Casalingo, un italiano; a una parrilla junto al mar, el Sejan y bares especializados en cócteles como el The Bop.

27 de junio de 2013

#RegentTweet o un sábado de compras

Una de las grandes asignaturas pendientes del mundo del lujo es la asimilación de las últimas tendencias y novedades tecnológicas y sociales, más allá de lo que es la moda en sí. La irrupción de las firmas en redes sociales y plataformas digitales fue tardía y aún hoy no se exprimen lo suficiente. Salvo excepciones, el trabajo desarrollado por éstas en ambientes 2.0 deja mucho que desear, escudándose en un falso apego por la tradición y el clasicismo para argumentar su inactividad y, por qué no decirlo, su obsolescencia.

Sin embargo, de vez en cuando aparecen iniciativas que obligan a quitarse el sombrero. Una de ellas es el #RegentTweet, un evento que organiza la asociación de comerciantes de la londinense Regent St. desde hace tres años y que lleva a sus boutiques a una importante representación de los blogueros y twitteros más representativos del mundo de la moda de toda Europa. Tuve el honor de que la organización me invitara este año y pude comprobar un nivel de calidad tecnológica que nunca había visto en ningún tipo de acontecimiento del mundo del lujo, desde la creación de una red de seguimiento a través de códigos bidi a una interacción de diferentes plataformas tan sólo utilizando el hashtag del evento. Así, era muy sencillo que todo el mundo estuviera al tanto de lo que estaba pasando el sábado 22 de junio en Londres.

Ni que decir tiene que es muy sencillo para Regent St. sacar músculo como arteria comercial. En esta calle y sus aledaños se encuentran algunas de las firmas más emblemáticas del mundo, ya sean en moda como en belleza, tecnología o restauración. Apple, Jaeger, Guess, Molton Brown o COS son sólo algunos ejemplos de lo que podemos encontrar en ella.

Todo estaba preparado para dejar mucho más que un buen sabor de boca y como, afortunadamente, la atención al público es más que exquisita, independientemente de que se trate de una firma de lujo o de una tienda barata, fue imposible no disfrutar de la jornada (especialmente si se tiene la suerte, como fue mi caso, de poder vivirla con Diana de @dipordior, una de las blogueras de moda más interesantes del panorama español).

El listón se queda muy alto para otras iniciativas parecidas. En España, las que se han realizado en los últimos, especialmente en Madrid, alrededor de las calles Serrano, Jorge Juan u Ortega y Gasset, tendrían mucho que aprender de la organización y de la seriedad que demostraron los londinenses, con una integración de las nuevas tecnologías que, por ahora (y ojalá por poco tiempo), brilla por su ausencia en nuestro país.

25 de junio de 2013

Monogram Rex

Una visita al Museo de Historia Natural de París fue el punto de partida. Pero ya no hace falta acudir a ellos para ver dinosaurios. Basta con pasearse por las principales calles de compras de lujo del mundo, ya que Louis Vuitton ha decido llenar sus escaparates de dinosaurios, que interactuarán con maniquíes y complementos, en cabinas de roble oscuro capaces de contener al lento y huesudo Dimetrodón, un plácido Stegosauro e incluso al cinematográfico Velociraptor. Esto sí que es un viaje, ¡pero de millones de años en el tiempo!

14 de junio de 2013

iPhone de museo

Cuando te compras un iPhone, una de las cosas que haces a continuación es hacerte con una funda para protegerlo, personalizarlo o hacerlo más pintón. Lo malo de estas cosas es que, al final, no hay tanta variedad como esperas de fundas, especialmente si no estás buscando gastarte una millonada en ella. Así, quitando las que nunca comprarías ni loco, no hay tantas opciones disponibles.

La tienda online Society6 lo pone fácil a la hora de conseguir fundas completamente diferentes y muy bonitas. Eso sí, a 35 dólares la unidad, lo que te obliga a estar muy convencido de tu compra. A cambio, una personalización digna de un museo de arte. Es posible hacerse con fundas de todo tipo: fotografías de autor, obras de arte, mosaicos, ilustraciones... y con la garantía de que no las encuentras en cualquier tienda.

13 de junio de 2013

Un ilustrador, dos ciudades

Gracias a Gosia, que por cierto acaba de estrenarse como bloguera, he conocido la web en la que el ilustrador Vahram Muratyan desglosa su libro 'Paris vs New York'. En la obra, el autor compara ambas ciudades mediante divertidas y acertadas, cuando no mordaces, críticas al estilo de vida que las han hecho famosas, comparaciones que dividen en dos cada página del libro.

De todas, me ha llamado la atención la siguiente, en la que trata de trasponer sobre el mapa de Manhattan los diferentes distritos parisinos (y lo mismo con Nueva York sobre el Sena). Algunos, calcados; otros, nada que ver, pero resulta interesante descubrir cómo dos lugares tan diferentes pueden tener, incluso sobre plano, más igualdades de las que aceptaríamos a simple vista. Puedo pasarme horas cotejándolos... No descarto hacerme con el libro o robárselo a Gosia, lo primero que pueda.