12 de julio de 2013

Petanqueando



¿Es la petanca el juego más 'chic' del verano? A juzgar por lo que se cuece en París, la respuesta es afirmativa. Lo pude comprobar el pasado lunes. La empresa Vente-Privee organizó en una de las mansiones con jardín más interesantes del centro de la capital francesa, el Hôtel Salomon de Rothschild (Valentino lo eligió para su último desfile de Alta Costura), una de esas fiestas en las que hay que estar sí o sí y en la que todo giraba en torno a esta 'competición de abuelos' que ahora es reivindicada por el público 'hipster'.

La fascinación de las firmas de lujo por la petanca no es nueva. Precisamente Louis Vuitton presentó hace algunos años un estuche especial con bolas creadas con piel de becerro y con su inconfundible estampado Monogram.

Otras dos firmas de alcurnia, Chanel y Hermès, también han rendido cuentas con este juego. No falta en el catálogo de ediciones especiales de ninguna y ponen lo mejor de su buen haer para que la presentación enamore, te guste o no jugar. De hecho, debo reconocer que, durante la fiesta, no me faltaron ganas de echar alguna partida, y eso que no juego a la petanca desde que era pequeño, en la playa de Conil con mis primos. Aunque en esa ocasión, ni bolas de metal ni estuches de lujo: bolas de plástico de cuatro colores y un portabolas práctico y sin rastro artesanal...

Publicar un comentario