29 de mayo de 2014

En un vagón del Eastern & Oriental Express



Pocas experiencias se pueden comparar a conocer el Sudeste Asiático a bordo del Eastern & Oriental Express, el tren más lujoso de la región y que permite acercarse a Singapur, Malasia, Tailandia y Laos bajo un prisma único; así como hacernos sentir como un antiguo explorador del siglo XIX. Además, el próximo octubre, su viaje tendrá un trasfondo solidario, en tanto que gira en torno a la preservación y cuidado de los tigres salvajes.

La aventura comienza el día 2 de ese mes, e incluso antes, porque el paquete de viaje no sólo incluye la mejor restauración a bordo y una atención y comodidad exquisita, sino también pernoctar en algunos de los mejores hoteles de la región. Uno de ellos, el Raffles de Singapur, en el que empezar ya a ambientarse en el mundo colonial británico. En Bangkok, por su parte, el marco es el incomparable Mandarin Oriental de la ciudad.

Las cabinas privadas del Eastern & Oriental Express cuentan con grandes ventanales desde los que disfrutar de un paisaje único, en el que animales salvajes y pequeñas aldeas se van sucediendo en un baile de postales inolvidable. Construido en Japón en 1972 con un estilo 'vintage', es el hermano pequeño del famoso Venice Simplon Orient Express, y ha sido remodelado para incorporar, por ejemplo, un vagón 'de observación', con ventanales gigantes; así como una suite, la Cabina Presidencial, configurado como un lounge de día y una habitación doble, de noche.

El tren cuenta con dos vagones restaurantes, diferenciados y que ofrecen menús estacionales. Desde las 7 de la mañana es posible degustar croissants recién hechos, fruta cortada, café y té para desayunar; y durante la jornada bocados de autor y aperitivos que amenizarán el viaje.

En las paradas, actividades como la visita a templos, a teatros para ver bailes tradicionales o a pequeñas aldeas donde degustar un auténtico té asiático son sólo algunas de las propuestas. Una maravilla al alcance de la mano.

Publicar un comentario