22 de mayo de 2014

Pinacoteca en seda. Los carrés de la primavera.

En 1937 veía la luz el primer pañuelo de seda de Hermès. En su estampado destacaba el omnibús, un juego de sociedad de la época. Desde entonces, centenares de dibujos, muchos de ellos auténticas obras maestras, han pasado por los escaparates de la 'maison'. De hecho, pocos saben que, para que se hagan realidad, cada diseño lleva un proceso de dos años, y en la fabricación participan hasta 800 personas, muchas de ellas artesanos del taller de la seda que la firma tiene en Lyon.

Esta primavera, la casa francesa vuelve a presentar una colección en la que el color y los motivos icónicos destacan de una forma especial. Así, por ejemplo, encontramos el modelo Festival de amazonas, con detalles del mundo ecuestre; o el Fauna de letras, en el que el alfabeto es el protagonista.

Los indios, otro tema recurrente, está presente en los modelos, en diferentes colores, 'Chefs indiens'; y no faltan, como es habitual, las 'Bridas de gala', quizás el dibujo más repetido en la historia de Hermès. Pero también motivos geométricos y abstractos, que recuerdan a una galería de arte contemporáneo.

Más de una veintena de modelos que hacen de los carrés los más codiciados por los amantes del lujo.




Publicar un comentario